Organizaciones

Definición y consecuencias de los virus organizacionales

Virus Dispersión Directiva

Esta enfermedad gremial se manifiesta cuando la directiva de un gremio se dispersa, no tienen “sentido de equipo” y escasea la comunicación directiva. Esto trae consigo las siguientes consecuencias:
-Los directivos tienen demasiadas diferencias en sus interpretaciones de la realidad interna y externa del gremio.
-La poca comunicación y el “acoplamiento” directivo los desune, dispersa, divide, debilita, y no logran concretar exitosamente sus actividades.
-Externamente la directiva es percibida, tanto por los agremiados como por los entes oficiales, otros gremios, estamento político y hasta la comunidad, como desunidos, débiles, dispersos, incoherentes y faltos de “pegada”; con lo cual pierden impacto, influencia y credibilidad.
-Los directivos andan a diferentes “velocidades” y distintos niveles de compromiso con las actividades de la directiva, lo cual crea roces internos, fricciones y serios contratiempos. Los directivos mejor informados, más comprometidos y de mayor “entrega” gremial, se sienten un tanto solitarios y relativamente abandonados, por el resto de directores, generado reclamos y posiciones duras, frente a quienes andan menos comprometidos y con poca entrega al gremio.
Este virus gremial, es muy dañino, debilita las directivas y las deja sin resultados concretos. Genera agotamiento y desgaste interno, anulando a la directiva

Lee también: Recomendaciones de Fedecámaras Bolívar para sectores afectados por alteraciones del orden público.

Virus Distanciamiento de la base

Esta enfermedad gremial tiene que ver con la poca, deficitaria y hasta nula relación y compenetración, entre la directiva y sus agremiados. La directiva no mantiene “al día” a sus agremiados, con abundante, frecuente y oportuna información sobre las actividades que se vienen haciendo, y como consecuencia:
-Los agremiados se sienten “desamparados” de su directiva.
-La directiva pierde su influencia y fuerza entre los agremiados.
-Impera la confusión, desorden, improductividad gremial y hasta el caos en el gremio, ante unos agremiados reclamando acciones y con la percepción de tener una directiva apática, adormecida, indolente y muy ineficaz.
-El gremio pierde su esencia, su rumbo y no puede lograr sus propósitos y objetivos.
-La directiva recibe muchas críticas, reclamos y hasta acusaciones, generando mayores roces, desunión y conflictos entre los directores.
-Los agremiados pierden totalmente el interés en el gremio y comienzan a retirarse, ante los pocos resultados y su poca vinculación con la directiva.
-Los entes oficiales y hasta enemigos externos del gremio, ven la oportunidad para desmantelar, anular o sustituir al gremio.

Conclusión

Debemos “vacunarnos” contra esos peligrosos virus gremiales, los cuales podrían traernos muy negativos resultados en nuestra gestión en la directiva de Fedecámaras Bolívar. Para ello debemos:
-Mantener una estrecha comunicación entre la directiva, estar a permanente sintonía. Reuniones “virtuales” frecuentes y revisar (entre todos) lo que viene ocurriendo, las respuestas que deban darse y unificar posiciones como directiva.
-Del mismo modo, mantener una estrecha comunicación con los agremiados, por las vías virtuales y las redes sociales, para que la inmensa mayoría de los agremiados estén informados.
-Luego de cada reunión con entes oficiales, eventos, o cualquier actividad que haga la directiva, deben enviar “reportes” a sus agremiados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here