Inicio Opinión y Ensayos Análisis de las consecuencias económicas de la pandemia

Análisis de las consecuencias económicas de la pandemia

202
0

En una economía ya devastada por una década de terribles políticas macroeconómicas: con derroche de los excedentes petroleros con el subsidio de la gasolina y de la paridad cambiaria, generando gigantescas estructuras de corrupción; con inmensas fugas de capital y expropiaciones sin sentido que destruyó el aparato productivo nacional, logrando hasta ahora, la caída total de mas del 70% de su capacidad productiva(PBI), según las cifras de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional al cierre de 2.019, decir que se puede estar peor, sólo es posible, ante un desastre natural o como es el caso de hoy: Una Pandemia

La Pandemia por COVID-19 pone en Jaque al planeta, generando la mayor cuarentena del mundo, después de la peste negra; implicando «sine qua non» la contracción de la economía global, y en nuestro caso, la disminución de la capacidad productiva a su mínima expresión. 

La delicada situación de la economía y la pulverización de la capacidad adquisitiva del venezolano, deja en total incapacidad de soportar una cuarentena prolongada sin asistencia humanitaria y ayudas gubernamentales efectivas, sin generar una hambruna masiva, lo que podría desencadenar en el corto plazo en una conmoción civil, en búsqueda de supervivencia.

Es tiempo de encender todas las alarmas, ya que,  según CONSECOMERCIO 8 de cada 10 venezolanos no tienen forma alguna de alimentar a su familia, en la prolongación de la cuarentena.  Los bonos del estado solo están llegando a un sector menor, y de paso, no están paliando la contingencia, ya que está disparando nuevamente la Hiperinflación, por la simple razón de ser dinero inorgánico, proveniente únicamente de prender la maquinita del Banco Central.

En pocas palabras, Venezuela sufre un terremoto prolongado en medio de una catástrofe humanitaria, en donde los más débiles están sufriendo ingentes penurias y se avecina una posible maremoto, como consecuencia del colapso de los servicios públicos y la escasez de gasolina, que parece, llegó para quedarse.

A mediados del mes de mayo veremos la peor cara de los 2 desastres: EL COVID con su cuarentena, y la escasez de producción y distribución de alimentos por la falta de combustible, razón por la que el gobierno se verá tentado de alargarla un tercer mes, como control social, ante una inminente explosión social.

En mi opinión, la cuarentena ha sido un aliciente que ha facilitado enmascarar el verdadero problema del país: la falta de ingresos que no permite adquirir gasolina; ya que, se generó y justificó minimizar su consumo, dándole un margen de maniobra política al ejecutivo.

La pregunta es: ¿hasta cuando se puede extender la cuarentena sin consecuencias mayores? y ¿cómo quedarán las empresas del país?

Con la falta de ayudas económicas efectivas, será difícil que muchas empresas del país logren aguantar mas tiempo de cuarentena, soportando la estructura de gastos y cubriendo la nómina a cabalidad, pues al final, no ha sido subsidiado por el estado hasta ahora.

Ahora bien, el impacto de cierres de comercios no sería tan alto, si se comienza a abrir paulatinamente en el mes de Mayo, sin embargo, los comercios que se comercializan productos regulados sufrirán aún mas, ya que, es muy probable comience a escasear.

No obstante, repito, el verdadero enemigo hoy, es la falta de gasolina. Un país sin combustible es un país detenido, y en el caso venezolano, detendría absolutamente todo, pues recordemos que ni siquiera contamos con un sistema ferroviario que pueda transportar alimentos e insumos al interior sin uso del mismo.

Definitivamente, la falta del mismo contrae por completo la economía, y dinamita cualquier esfuerzo de adaptación de los empresarios. Imagínate que tienes un comercio cualquiera, y en vista de la cuarentena, decides promover la venta electrónica y la distribución Delivery, ¿cómo lo haces? y ¿a qué costo? 

Aun logrando conseguir combustible a cualquier precio, solo serviría para rutas cortas dentro de tu ciudad. Entonces, ¿que pasará con los productos que deben venir de otras ciudades a falta de salvoconducto en tu ramo para surtir gasolina, y qué garantía hay que se cumpla?. Sin duda, te quedarás sin Stock.

El otro gran enemigo de la reactivación del país post Cuarentena, es la situación financiera mundial y nacional: 

Primero, la falta de ingresos por renta petrolera, tanto por la caída de la producción como la caída del precio del petróleo a nivel mundial; y segundo, la falta total de Reservas Internacionales y un Fondo de estabilización macroeconómica,  colocan al país en un catastrófico estado de minusvalía

Los países del mundo podrán reactivar sus economías haciendo rescates financieros, inyectando grandes cantidades de dinero fresco al sistema, para que las empresas tengan acceso a créditos blandos que les permita recapitalizarse y volver a arrancar. 

En otros casos, algunos países, como Estados Unidos de América y Canadá, están entregando bonos y ayudas sociales directas al consumidor final, lo que reactiva el consumo, moviendo buena parte de la economía. Estrategia que, en lo personal aplaudo de pie, pues más de la mitad de ese dinero regresará al estado, vía contribuciones fiscales, y absolutamente toda la cadena se beneficia.

Lamentablemente, hoy Venezuela no cuenta con reserva alguna para atender la crisis, y los intentos de inyectar dinero solo acelerarán mas la hiperinflación, como ya venimos viendo. 

Para que los empresarios puedan reactivar sus empresas, necesitarán inyectarles capital, lo que se debería lograr a través, de créditos blandos y beneficios fiscales que les permitan la comodidad de operar y recuperar el ritmo en el transcurrir de los meses. 

Sin embargo, esta posibilidad está prácticamente negada para Venezuela, por la falta de capacidad de endeudamiento del país ante el FMI y el BM, ya que, estamos en Default con los acreedores: los tenedores de bonos y los países aliados, como Rusia y China, quienes tampoco lo han querido hacer hasta ahora.

Ahora bien, ¿qué nos queda? 

Bueno, cada empresario tendrá que cuestionarse en su casa junto a su familia: ¿valdrá la pena volver a poner dinero de mi bolsillo para reactivar la empresa, sabiendo que el país está paralizado por falta de gasolina y sin certeza de mejoría cercana?

Sinceramente, difícil de responder, es seguro que muchos empresarios no querrán arriesgar más dinero, y preferirán cerrar hasta que mejoren las condiciones, más cuando ni siquiera flexibilizan las voraces políticas fiscales.

Por otro lado, la pandemia también nos pone en una situación difícil a nivel internacional, pues, el país requiere de todo tipo de ayudas, tanto humanitarias como financieras que puedan darse por «otras vías», pero ¿acaso la contracción mundial no afectará a todos los que quisieran ayudarnos? Seguro que Sí.

Muchos países solicitarán financiamiento para reactivar sus economías, lo que ahora, nos pone en una larga cola de estados que buscarán préstamos.

En conclusión, se vienen meses aciagos para el país, dejando casi en el abandono al ciudadano de «a pie». Definitivamente, el COVID-19 es un largo terremoto, en medio de una tormenta perfecta, y se avecina una vaguada.

Sin embargo, quiero hablarle al empresario que hoy lucha por continuar: 

¡¡¡Por favor, aguanta!!! Sí es posible salir adelante, no somos los primeros ni seremos los últimos en estar en una circunstancia así de compleja. 

La historia esta llena de sorpresas que llegan cuando las esperanzas casi se pierden, el famoso «Black Swan«. Por ejemplo, fíjate en que el mundo se sorprendió en saber que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, presuntamente está en estado de coma: ¿quién se imaginaría tendrían una oportunidad así esta semana? Esperemos la aprovechen.

Así mismo, la historia está llena de cambios repentinos de destinos, un golpe de suerte o la mano divina, como quieras llamarlos, esto es posible y después de 20 años, créanme, nos toca ese turno. Las cartas están echadas, y solo queda unirnos todos para aguantar más y juntos salvarnos.

Es tiempo de ayudar a tu prójimo y sacar lo mejor de tí, no te pido que regales todo lo que tienes, pero sí por favor, comienza luchando por salvar tu negocio que también es el sustento de todos tus empleados y sus familias. Y con base en eso, les dejo unas recomendaciones:

1. Reduzca sus costos al mínimo y maximice toda su mercancía, estamos en modo sobrevivencia.

2. Sea creativo y diversifique su negocio a productos de mayor rotación.

3. Pelee por sus clientes, cuiden cada detalle, y cierren cada posible negocio.

4. Piense en ofertas de enganche, la gente anda buscando precio aunque no pueda rodar mucho.

5. Por último, cambie su estructura de pagos, negocie un básico e incentive por resultados, eso motivará a todos a hacer su parte con mayor excelencia, pues de eso depende su ingreso final. 

6. Hable con su equipo, y recuérdele cada día que la subsistencia de mantenerse abiertos esta en las manos de todos.

7. Cree un plan social de abastecimiento de alimentos, compre al mayor los productos básicos y ayúdelos a sacarle provecho a los ingresos de todos.

Por último, te suplico, toma esto como la mayor escuela de negocios que la vida puede darte, depende de tí, salir como un ganador a comerte el mundo con un inmenso aprendizaje, o hacer de esto la razón de tu fracaso, ¿cómo crees que grandes naciones como Japón y Alemania aprendieron y se inspiraron para construir sus emporios industriales? Una profunda crisis humanitaria los enseñó a valorar cada centavo ganado y pensar bien cada paso dado, con firmeza y con visión centenaria.

Empresario venezolano o ciudadano «de a pie», les garantizó que hay una luz en el camino cada vez mas grande, y con claros vientos de cambio, subamos las velas y naveguemos confiados, aunque aún esté oscuro y las olas quieran voltearnos, pues ya se divisa en el horizonte cercano la luz del faro que nos guía a puerto seguro.

Venezuela nos necesita, y ella siempre ha sabido pagarnos bien. Hagámoslo por nuestros hijos, construyamos juntos la nación que ellos heredarán

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here