En el mismo hilo narrativo sobre el rol que juega la empresa privada en el recuperación económica post pandemia, Giovanni Stumpo, miembro de la Unidad de Inversiones y Estrategias Empresariales CEPAL (Comisión Económica para América Latina y El Caribe) en su ponencia señaló que el contexto general demuestra la caída del PIB a nivel mundial gira entorno a la oferta y la demanda; lo que se traduce en el comercio internacional en daños y una caída del 30%.

Cepal declara esta crisis como la peor del siglo con una caída del PIB del -9,1% y un crecimiento de la desocupación y pobreza extrema del 13,5%, estas caídas demuestran una caída de 10 años, es decir un retroceso totalmente. El impacto según Cepal en los diferentes sectores son:

  • Fuerte: sector turístico, industrial, cultural, transporte, comercio y servicios.
  • Significativo: sector minero, servicios básicos (agua, gas y luz), construcción, sector empresarial, actividades financieras, bebidas, entre otros.
  • Moderado: sector agricultor, ganadero, pesquero, producción y distribución de alimentos, insumos, medicamentos, equipo médico, telecomunicaciones, entre otros.

“Si consideramos la estructura del PIB y del empleo latinoamericano, podemos ver concretamente que más de ⅓ del empleo formal y ¼ del PIB se encuentran en sectores que están siendo fuertemente afectados por la crisis actual; es decir, un % muy significativo” informó Stumpo.

En términos de impacto, lo que ha podido estimar Cepal es que en los próximos seis meses 2,7 millones de empresas formales en la región pueden dejan de operar, las firmas más afectadas serían las microempresas, alrededor de 2,6 millones de cierres formales, sin considerar la pérdidas de puestos por parte de estas, ya se están perdiendo 85 millones de trabajos formales. 

Por lo que Stumpo señala que “esta crisis golpea una estructura productiva y empresarial que tiene debilidades que están acumulados a lo largo de las décadas; si miramos ya solo simplemente los últimos 20 años, podemos ver que en términos de contribución al crecimiento del PIB en América Latina, solo el 24% del crecimiento se explica a través del incremento de la productividad y la otra gira alrededor de la incorporación de empleo”.

Brecha externa de productividad

Para Stumpo, considera que la brecha externa de productividad se incrementa sensiblemente a partir de 2012 en el país, pero igual viene de décadas de problemas; hay aspectos sectoriales donde su productiva es esencial pero presentan bajo niveles del mismo, es decir, no hay alta intensidad de capital humano que es fundamental para su proceso, en estos sectores está: electricidad, telecomunicaciones y bancos.

Ahora, hay aspectos relacionados con la estructura empresarial donde se ven reflejados altos niveles de valor agregado por trabajador, lo que hace que la gestión y la capacidad empresarial sea efectiva; pero la crisis actual ha generado cambios en estos aspectos en su brecha de productiva externa, ya que hay un nuevo mercado demandando otros servicios y productos que las empresas aún no han definido, lo que se traduce en que si el trabajador no puede agregar ese valor diferencial en la demanda, la productividad de la compañía cae.

Todo lo que es el funcionamiento de la empresa en un contexto de pandemia están relacionados con la reorganización de la producción y con el modelo de negocio; ahora las empresas tendrán híbridos de trabajos con una aceleración de la incorporación de tecnología digital a los procesos, y los modelos de negocios que están funcionando en grandes empresas, que ahora están enfocados a la demanda y la interacción con los clientes, debido a los cambios en los patrones de consumo, asegura Giovanni Stumpo. Por lo que en la crisis, para Cepal se puede dar un aumento de costos variables, aumento de costos fijos y una menor producción, por ende la respuesta dinámica (el nuevo desafío), debe ser en mejorar la eficiencia energética y colectiva, tener acceso a los datos y al internet de las cosas, sin embargo, esto debe ir de la mano con la productividad de ofrecer productos de valor agregado y aumento de la automatización; esto para Stumpo se resume en: modelo de transformación productiva, sostenible e inclusiva.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here