La siguiente es una síntesis de la situación que caracteriza a la banca venezolana antes y durante la pandemia del codiv-19, extraída del más reciente informe de la firma Aristimuño Herrera & Asociados.

Las cifras corresponden a la actividad de los bancos, pero son también un reflejo de lo que está ocurriendo en toda la economía nacional.

Veamos lo que dice el informe:

El capital humano del sector se ha reducido de manera considerable en el último año, de acuerdo con la estadística de la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), al corte de junio -la más reciente publicada por el organismo regulador-, donde se señala que el sistema cuenta con 45.748 trabajadores activos.

La cifra da cuenta de la pérdida de 584 empleos en comparación con mayo de este año; de 3.428 si se compara con diciembre de 2019 y 6.401 si se contrasta con los 52.139 trabajadores que había en junio de 2019.

En los últimos dos años, terminados en junio, el sistema ha perdido 11.842 puestos de trabajo, que equivale a una reducción de nómina de 20,56%.

Lee también: Alternativas ante la restricción al crédito para el empresario venezolano

La pérdida de fuentes de trabajo implica una reducción de la nómina consolidada de -6,97% en el primer semestre del año y de -12,28% en términos anualizados.

En cuanto a la infraestructura de servicios también es evidente el cierre de oficinas. Para junio pasado, la Sudeban contabilizó 3.022 agencias activas, 172 menos que en diciembre de 2019. De junio 2019, a junio del 2020, se han desactivado 320 oficinas.

Según la estadística que maneja la banca, más de 98% de las operaciones, desde marzo, se realizan por Internet. En junio de 2020, la red de cajeros automáticos activos era de 3.358 unidades. En un mes se desincorporaron 507 equipos. Al cierre del primer semestre del año, se habían desactivado 1.552 cajeros automáticos en el país, que representan una contracción de la red de 31,60%.

En términos anualizados, la banca desincorporó 2.265 ATMs en comparación con junio de 2019, una reducción de 40,28%.

Para que se tenga una idea de la rapidez con la que ha avanzado este proceso, en comparación con junio de 2018, se han desactivado 4.391 cajeros automáticos, una cifra que supera en 1.033 unidades a la red activa en el mismo mes de 2020.

En dos años, el sistema ha eliminado 54,73% de su red de ATMs. La banca contabilizó, en junio de 2020, 413.400 puntos de venta, una reducción de 18.413 unidades en comparación con diciembre de 2019.

Como dato curioso es de agregar que la situación alusiva de las cifras refleja la pérdida del sector que por tradición ha tenido el mayor poder en la economía nacional. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here