En el mes de marzo del presente año, se efectúo en la ciudad de Valencia-Venezuela, el 1er Simposio de Ciudades Inteligentes y Sostenibles, con resultados positivos y la creación de la “Asociación Civil Cátedra libre de Ciudades Inteligentes y Sostenibles”, presidida por el Ing. Guillermo Manosalva. Un esfuerzo loable que habla de la resiliencia de la sociedad civil que está comprometida con ofrecer alternativas de mejora.

En la línea de seguir promoviendo la importancia de este tema, ellos, junto a otras organizaciones, han organizado para la semana del 26 al 28 de octubre (en el marco de la celebración de la semana del ingeniero), la realización de un foro virtual gratuito, para debatir sobre la “Gestión de Ciudad Inteligentes y Sostenibles”, con la participación de destacados especialistas. Una actividad que permite sumar a la sociedad civil. 

Pero, qué es una Smart City o “Ciudad Inteligente”?, es un modelo de ciudad que integra la tecnología y la innovación, para lograr un desarrollo sostenible de la misma y lograr mayor calidad de vida.

Esto implica el uso de las nuevas tendencias como el Internet de las Cosas, El Blockchain, Big Data, Robótica, Impresión 3d, Realidad Virtual y Aumentada y tantas otras tecnologías, para lograr la gobernanza o también entendida como una administración equilibrada con resultados para los ciudadanos, en relación de todos los servicios públicos, movilidad, interacciones, ambiente, entre tantos aspectos.

Por supuesto, esto es lo que van a debatir los especialistas, aquí simplemente, adelanto algunos conceptos parafraseados de la bibliografía. Lo importante es empezar a entender cual es su alcance y como podemos ser participes en estos procesos. Hoy en día existe un ranking de las ciudades más inteligentes, que puede servir de referente, también interesantes iniciativas e investigaciones. Se trata de sumar todo esto al debate.

Las ciudades inteligentes, evidentemente suman al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la Agenda 2030 ONU, por lo tanto, entenderlo nos permite alinear esfuerzos. Por ello, aquí vale incorporar las diferentes normas ya creadas por el Organismo Internacional de Normalización (ISO) que aportan en esa dirección y como muestra nombrar: la ISO 37101 «Desarrollo sostenible en comunidades – Sistema de gestión para el desarrollo sostenible, ISO 50001 Sistema de Gestión de la Energía, ISO 14001 Sistema de Gestión Ambiental, ISO 46001 Sistema de Gestión de la Eficiencia del Agua, ISO 26000 Responsabilidad Social

La visión holística lleva a la necesaria participación de todos los sectores (público y privado) y ciudadanos, no se trata de una tarea de especialistas en tecnología, sino de la interacción de las necesidades humanas, con diferentes especialidades logrando el consenso, en base a una visión común. Ello por supuesto, requiere un pensamiento diferente que quienes desarrollan políticas públicas, pero también del ciudadano. Hay ejemplos internacionales que nos indican que es posible. 

Como todo inicio, hay mucho por hacer pero hay que empezar y como dice la canción, “caminante no hay camino se hace camino al andar”. Así que se trata de montarse en esta propuesta, para seguir sumando y adelantar un trabajo que se requiere para cuando existan las condiciones políticas y sociales para implementarlos, así que participemos proactivamente. 

Felicitaciones a los organizadores de estas iniciativas. Por una mejor calidad de vida de nuestros hijos y generaciones futuras.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here