Venezuela se ha convertido en uno de los países más pobres del mundo, su economía se compara con la de la economía de los países africanos más deprimidos, afirma Ángel Alvarado, diputado a la Asamblea Nacional. El país se encuentra en una contracción económica del 86% en los últimos 7 años, lo que ha destruido la actividad económica y  la capacidad de generar riquezas para  la nación.

Alvarado señala que la actividad económica de Venezuela cayó 25,38% en el primer trimestre de este año 2020, en comparación con el mismo período del 2019; esto de ve reflejado en la producción de barriles, para el primer trimestre de 2019 la producción diaria era de 600 mil barriles pero para este año, la producción se redujo a solo 100 mil barriles.

La contracción económica de 86% no solo se debe a las medidas económicas que han tomado en los últimos tiempos, también se debe al cierre de los mercados financieros que ya no confían en el país y su administración. En cuanto al Producto Interno Bruto (PIB) se redujo a un 15% y la inflación según el BCV para julio fue de 9.5 %, mientras que la la Asamblea Nacional la posicionó en 7.3%.

¿Qué ocurre actualmente en la economía del país?

Venezuela tiene una economía dominada por el enfoque macroeconómico, así lo define el economista especialista en contrataciones Manzour Mezzoni; el discurso dominante centra su atención en el estado de la inflación, en la insuficiencia de divisas, en la escasez de bienes y servicios. Todos estos problemas son manifestaciones de desequilibrios profundos a nivel monetario con la emisión de dinero, déficit fiscal, insostenibilidad para el control cambiario, entre otros.

El país se encuentra atravesando una fase de depresión económica continua desde 2013, el panorama antes de la llegada del coronavirus ya era infértil para la economía pero, en la actualidad el sector productivo y privado no cuenta con apoyo ni exoneraciones en el pago del Impuesto Sobre La Renta (ISLR) y de la anticipación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), esto afecta directamente el flujo de caja y causa pérdidas para los comerciantes y empresarios, en el país no hay flexibilidad ni existen medidas de protección económica.

Según el economista Jesús Casique para la Voz de América, “el venezolano ya lo padece (la contracción del PIB). No se debe al efecto del COVID. El venezolano está completamente descapitalizado”.

Cuando observamos la inercia en que se encuentra el sector económico, motivado a las medidas restrictivas ocasionadas por la pandemia, los sectores no priorizados están casi en bancarrota, esto genera desempleo, cierre de negocios y así la economía queda más deprimida, afirma el economista Mezzoni. En cuanto a la disminución del PIB, afecta el empleo, los precios, baja el consumo y baja la oferta; lo que traduce en el cierre de comercios, empresas e industrias a nivel nacional.

¿Cuánto soportará la economía estas dinámicas?

“A medida que que vaya pasando el tiempo, más negocios cerraran sus puertas por no tener para mantener sus nóminas, es decir, las empresas o comercios formales no podrán pagar sus alquileres,  y pasaran al sector informal para ser una economía de supervivencia”exclama Mezzoni; por lo que se puede evidenciar con la Encuesta Nacional de Condiciones de vida (ENCOVI) es casi un escenario indescribible de aquí a diciembre de 2020, es un panorama pesimista el que se acerca.

De acuerdo a la Encuesta ENCOVI la población venezolana se encuentra en  pobreza extrema, ubicándose con un porcentaje del 79,3%. El profesor y sociólogo Luis Pedro España resaltó que esto es producto de tres aspectos:

  • La caída en 70% del Producto Interno Bruto (PIB) venezolano de 2013 a 2019
  • El aumento exponencial de la inflación
  • El ingreso promedio del venezolano es de 0,72 dólares diarios.

“Esto significa que el 79,3% de las personas en Venezuela no tienen cómo cubrir la canasta de alimentos. El aumento de la pobreza en el país no se trata de un problema de desigualdad, se trata de que no hay riquezas que repartir ni bienestar para disfrutar”, aseguró el sociólogo durante la conferencia virtual para presentar la encuesta.

Sin embargo, los empresarios enfrentan un desafío inmenso aunado a una cuarentena radical y medidas económicas que permiten seguir cobrando un alto encaje legal, por ello necesitan conseguir financiamiento para reponer inventarios y maquinarias, como generar innovaciones e inversiones; también deben mantener su responsabilidad con el capital humano de la organización y, a su vez cumplir con el pago de los impuestos municipales y nacionales.

Pero el mayor reto que tienen en este contexto es generar ingresos en medio del esquema 7×7, el cual representa un horario de trabajo mínimo y solo 2 semanas al mes de trabajo.

¿Cómo se pueden disminuir los daños?

Mezzoni señala que la economía tiene una complejidad tal, que cualquier medida aislada no da lugar por sí misma buenos resultados. así que para ir disminuyendo los errores que se han cometido se puede iniciar con:

  • Controlar la emisión irresponsable de dinero, por la vía de una dolarización o de una enmienda que impide constitucionalmente hacerlo.
  • Eliminar el déficit fiscal.
  • Unificar del sistema cambiario y eliminar del control de cambios.
  • Restituir la autonomía de los poderes públicos.

Estas son medidas necesarias que se deben acatar de inmediato para devolver la tranquilidad y sosiego a los venezolanos, “la emisión irresponsable de dinero como práctica hace inevitable los aumentos de precios y la presión al alza en las tasas de Bs S por $USD, por otra parte, la velocidad con la cual se emite dinero es convulsiva, es por ello que las tasas de canje muestran también un comportamiento errático con tendencia al alza” afirma el economista Mezzoni. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here