La Organización Internacional del Trabajo (OIT), efectuó entre el 1 y 9 de julio la «Cumbre Mundial sobre la COVID-19 y el mundo del trabajo«. Es la mayor cumbre realizada por esta institución por la vía online. En cifras podemos señalar que: participaron 98 países, 275 ponentes, 94 jefes de Estados y de Gobiernos y 5 Jefes de Organismos Internacionales.

En este evento, los representantes de trabajadores, empleadores y gobiernos se propusieron «analizar los efectos de la COVID-19 en el mundo del trabajo y la forma de forjar un mejor futuro del trabajo después de la pandemia».  

Pronto tendremos el resumen de sus principales conclusiones, sin embargo, vale la pena efectuar algunos comentarios:

1.- Es importante que estas conclusiones puedan ser analizadas por los diferentes sectores de la sociedad. En muchas ocasiones por diferentes motivos, las conclusiones de estos importantes encuentros no son capitalizados, para generar cambios adaptados a las realidades de cada país. 

2.-El Futuro del Trabajo, es un tema que viene estudiándose desde hace unos años y la OIT creó una comisión, para estudiar propuestas que disminuyan el impacto de las nuevas tecnologías en los tipos de trabajo que hoy conocemos. Esto apunta a los retos de crear «trabajo decente», establecido por cierto en el ODS 8 de la Agenda 2030 ONU

3.-La COVID-19 acelera:

  • Algunos cambios tecnológicos como el teletrabajo. Esto se ha desarrollado por obligación y está en proceso de reacomodo, ya que generó el adelantar la elaboración de protocolos, regulaciones, etc.
  • La revisión de los modelos de desarrollo económico de los países, al menos provisionalmente.
  • Cambios en los modelos de las empresas, que además requieren incluir planes de contingencias o de continuidad del negocio, así como medidas y protocolos especiales por los riesgos de bioseguridad.

Como estos, muchísimos otros aspectos, seguro fueron abordados en esta cumbre, con la visión tridimensional (empleadores, trabajadores y gobiernos). Se trata entonces, de capitalizar estos resultados para generar propuestas viables. El futuro del trabajo le llegó a algunos tipos de trabajos y nos tomó desprevenidos. La pregunta es, ¿Qué se esta haciendo para disminuir el impacto de estos cambios para la postpandemia? 

La invitación es a estar atentos, a los resultados de este tipo de eventos, ya que los diferentes actores de una sociedad, deben actuar de forma proactiva para promover la generación de políticas públicas específicas en el tema de «trabajo decente» y contribuir al llamado final de esta cumbre: «Necesitamos un mejor futuro del trabajo después del COVID-19».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here