Inicio Economía Datos y recomendaciones de la Cámara de Licor durante la cuarentena

Datos y recomendaciones de la Cámara de Licor durante la cuarentena

Muchos negocios del sector licorero desaparecerán al final de año si se mantienen las mismas medidas de confinamiento.

99
0

La Cámara de Expendedores de licores y afines del estado Bolívar (Calicor), indicó que desde que inició la cuarentena en Venezuela el sector licorero se ha visto afectado en un 80%. Medidas de distanciamiento social aplicadas por órdenes del Ejecutivo Nacional, obligaron a las licorerías del país a cerrar sus puertas desde la primera semana de abril.

A pesar de que han sido flexibilizados sectores tales como: autolavados, ópticas, reparaciones electrónicas, comercializadoras del sector textil, industria y comercialización de papelería y librerías, heladerías y cafeterías,  lavanderías y tintorerías; fabricación y ensamblaje de equipos electrónicos y electrodomésticos; servicios encomiendas; registros y notarías; eventos deportivos sin público y gimnasios, atención veterinaria; autocines y centros comerciales, el sector licorero no ha sido tomado en consideración.

Impacto económico

Porfirio Brito, jefe de comunicaciones de Calicor, dio a conocer que la realidad en el sector licorero del estado Bolívar a causa de la cuarentena, no permite a los dueños de licorerías poder cubrir con sus obligaciones, siendo las principales: pago de salarios, alquileres y deudas. Él describió que la pandemia genera efectos sobre la demanda del producto, pero por las condiciones en las que se encuentran, se ven muy afectados al igual que todo negocio que tenga que ver con recreación.

Sus estimaciones en caso de mantenerse la cuarentena para final de año son de un cierre de locales a gran escala, pues por la crisis económica que de por sí ya atravesaba el país más la cuarentena y la prohibición de la venta legal que mantiene las licorerías cerradas; terminará dejando como resultado la desaparición de muchos de estos comercios, aunado a la perdida de varios puestos de trabajo.

En la actualidad y según estudios de Calicor, en el municipio Caroní, de 300 empresas licoreras consultadas se encuentran exclusivamente abiertas un 40% a través de la venta de víveres para el mes de julio. La perspectiva que tienen es que para el final del año lleguen a ubicarse en un 80%, en caso de que sigan las prohibiciones para la venta de bebidas alcohólicas durante la cuarentena. Con respecto al expendio de licores con licencia por copa, sí están clausuradas en un 100%.

Negocios como los bodegones y supermercados que venden licores y víveres, en la actualidad tienen como principal fuente de ingreso los víveres debido a la prohibición para la venta de alcohol. Sin embargo, Porfirio Brito explicó que estos son negocios que vienen trabajando desde hace un tiempo en esta modalidad y hay otros que “poco a poco se han ido adaptando”. 

Opciones para los negocios

Brito explicó que desde la cámara han planteado a los licoreros acondicionar sus establecimientos a un modelo de negocio al estilo de los supermercados y bodegones, de modo que puedan vender víveres y otros productos que en el contexto actual son más necesarios para los guayacitanos.

Desde Calicor, el jefe de comunicaciones aseguró que la situación del combustible presenta una nueva oportunidad para las pequeñas empresas que podrán cubrir las necesidades en sus comunidades más cercanas frente a la competencia contra los grandes negocios. El jefe de comunicaciones expresó que las personas van a preferir ir a comprar a los locales que tengan más cerca en vez de ir a un centro comercial. Brito, recalcó que “a pesar de lo difícil que sea, hay que adaptarse y volverse más competitivos frente a la venta ilegal que maneja márgenes de ganancia y precios que los termina afectando”.

La alternativa que está en proceso de negociación a nivel nacional y junto a la  Federación Venezolana de Licores (Fevelicor), tiene que ver con hacer una campaña en la que se solicite a las empresas que estén utilizando plataformas digitales como Instagram para el expendio de licores, entregar, junto al producto adquirido, facturas con el nombre de la empresa, de modo que quien compra sepa que está adquiriendo un artículo que viene de una compañía que tiene RIF, que le asegura que es un negocio que garantiza el pago de los impuestos del municipio y que además le brinda confianza al cliente que está comprando en un sitio autorizado. 

Dicha alternativa buscará que los casos de afectación a la salud por bebidas alcohólicas adulteradas disminuyan en el estado Bolívar, pues según datos de la Cámara de la Industria Venezolana de Especies Alcohólicas (Civea), entre 2017 y hasta diciembre de 2019, fueron registradas 58 muertes por el consumo de bebidas clandestinas o adulteradas a nivel nacional.

Según el artículo 45 del decreto Nº 1.418 de fecha 13 de noviembre de 2014, con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma de la Ley de Impuesto sobre Alcohol y Especies Alcohólicas, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 6.151 Extraordinario de fecha 18 de noviembre de 2014: “solo podrá expenderse bebidas alcohólicas en los establecimientos destinados a la venta o al consumo de bebidas alcohólicas, que posean su respectiva licencia de licores y patente de industria y comercio y demás requisitos establecidos en las leyes correspondientes”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here