Desde 1948 se estableció que el 7 de abril es el Día Mundial de la Salud y hoy en 2020 tiene una connotación especial, por la lucha contra la pandemia del COVID-19, que prioriza la salud sobre todos los otros temas de la vida del ser humano en el planeta tierra, además de su impacto en la economía y en la vida cotidiana.

Es oportuno mencionar que, la Agenda 2030 de la ONU y sus 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), contempla el Objetivo 3 Salud y Bienestar, con metas específicas producto de un diagnóstico mundial realizado por los expertos. Cabe recordar que, estos 17 ODS de la Agenda 2030, es un compromiso a cumplir por todos los países miembros y si bien es responsabilidad de los gobiernos generar las políticas públicas, también hay una cuota de corresponsabilidad como ciudadanos del mundo, lo cual se ha reafirmado en estos días de cuarentena, donde la responsabilidad individual y solidaridad son factor clave para frenar la pandemia del COVID19, además de la acción de los gobiernos, sector privado, ONG, entre otros sectores de la sociedad como parte de ella.

En este sentido, este stop mundial por el COVID19, nos interpela como seres humanos, a poner el enfoque en las cosas importantes de la vida para tener una sociedad saludable. Por ello y para profundizar en esta reflexión, es necesario conocer los 17 ODS de la Agenda 2030, pero en particular en esta oportunidad del Día Mundial de la Salud, lo que plantea el Objetivo 3 Salud y Bienestar, sus cifras y metas como sociedad, para hacernos más conscientes de otras realidades que están en el mundo y cómo contribuir a resolverlas antes del 2030. 

En mi caso al efectuar esta revisión, no consigo allí en términos específicos algo relacionado a la realidad que estamos viviendo, con escenarios parecidos al COVID-19, lo cual es entendible y es parte del aprendizaje que vendrá para su actualización.

Ante la crisis sanitaria mundial causada por la pandemia del COVID-19, nunca vista en los 75 años de historia de las Naciones Unidas, el Secretario General de la ONU ha pedido, cito:  “una respuesta urgente y coordinada que se centre en «recuperarse mejor» mediante la construcción de economías y sociedades más igualitarias, inclusivas y sostenibles que sean más resilientes frente a las pandemias, el cambio climático y muchos otros desafíos a los que nos enfrentamos en la actualidad”.

Las preguntas para reflexionar: Cuál es el rol de ahora en delante de cada sector de la sociedad y cuáles son las soluciones? 

El debate mundial plantea un antes y un después del COVID-19 en todos los órdenes, algunos hablan que se aceleró la transformación digital por el Teletrabajo, así como ello, muchos otros temas, sin embargo lo más importante a mi juicio, es enfocar el esfuerzo en función de futuras amenazas y riesgos con una visión sistémica, no sólo en el área de salud, sino en otras como la social (pobreza, desigualdad) y ambiental (como el cambio climático, la sobreexplotación de los recursos del planeta), que nos podría llevar a otras medidas extremas para poder afrontarlas y que de alguna forma están contenidas en los desafíos que plantea la Agenda 2030 de la ONU.

Tenemos la oportunidad de cambiar nuestros hábitos y acuerdos de convivencia como ciudadanos del planeta, para brindar un futuro a las próximas  generaciones. Nuestros hijos y nietos lo merecen. Dios nos ilumine en esta misión y nos bendiga para seguir adelante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here