Inicio Desarrollo Sustentable El empresario y el desarrollo sostenible

El empresario y el desarrollo sostenible

121
0

El desarrollo sostenible es uno de los principales retos de la humanidad, de ello depende el futuro de todos, por lo cual se constituye en un gran reto.

Para iniciar es importante señalar, que la sociedad está formada por diferentes actores, cada uno con su actividad brinda un aporte y contribuye a la evolución de esta. Normalmente una forma de diferenciarlo es en; Sector Público (El Estado y sus instituciones), Sector Privado (Los Empresarios y Emprendedores) y la Sociedad Civil.

El empresario visto desde el sector privado, tiene un rol fundamental ya que aporta a través de su actividad productiva, crecimiento en la economía y al Producto Interno Bruto, así como la generación de empleo y riqueza, elevando el nivel de calidad de vida del entorno donde se desenvuelve.

Sin embargo, existen retos que impone el entorno, donde gran parte de ellos están recogidos en los objetivos del desarrollo sostenible establecidos por la Organización de Naciones Unidades en la Agenda 2030. El cambio climático, la pobreza, el agua, la igualdad de género, el trabajo decente, ciudades sostenibles, consumo responsable, son sólo alguno de ellos.

En esta agenda se definen los grandes retos de la humanidad y donde los países a través de sus gobiernos, tienen la gran responsabilidad de adoptar políticas públicas que propendan al logro de estos objetivos.

Es aquí donde se plantea la oportunidad y rol para que el sector privado participe, como parte de la generación de políticas públicas que vayan en consonancia con los intereses del sector empresarial y de la sociedad.

Para ello se requiere conocer en profundidad estos temas y tomar conciencia de ello. Entendiendo que el desarrollo sostenible,  es el «desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social».

Esto implica que la actividad de producción de bienes y servicios se efectúe con el mejor impacto al ambiente y en equilibrio con la sociedad y sus necesidades. 

Hoy día en nuestro país, existe una brecha importante en esta materia a nivel de políticas públicas y también en la implementación de buenas prácticas empresariales que aporten a estos fines, sin embargo, vale mencionar que la ONU, lanzó en el año 2000 el Pacto Mundial, como mecanismo para que de forma voluntaria las empresas adoptaran buenas prácticas de sostenibilidad. A la fecha más de 9.500 empresas la han adoptado, de varias partes del mundo, creándose redes por países. Sin embargo aún hay mucho por hacer.  

Estos son los retos del empresariado como sector fundamental en la sociedad y son los directivos de los gremios empresariales, que representan a sus afiliados, lo que deben liderar un proceso de toma de conciencia y adopción de estas buenas prácticas.

La Organización Internacional de Empleadores -OIE, principal representante de este sector en organismos internacionales como la OIT, Naciones Unidades, G20, entre otros foros,  tienen conciencia de ello y en los escenarios de discusiones mundiales está abordando estos retos. 

Los empresarios tienen entonces el gran reto de incorporar en su estrategia de negocios buenas prácticas de desarrollo sostenible, en el marco de sus áreas funcionales tradicionales: administrativas, financieras, tributarias, logísticas, de producción, mantenimiento, ventas, recursos humanos, ambiente, seguridad y salud en el trabajo, etc., abordando las tendencias mundiales de la transformación digital y propuestas que permitan crecer en esa dirección.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here