Inicio Economía El número de desempleados en Venezuela cada vez es más alto

El número de desempleados en Venezuela cada vez es más alto

Un país con economía en picada se enfrenta ahora a una ola de desempleo debido al confinamiento.

135
0

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que para este 2020 la tasa de desempleo en Venezuela podría llegar a un 47,9%, lo que se traduce en el crecimiento de la economía informal y cierre de pequeñas, medianas y grandes empresas por la desaceleración de la economía nacional. 

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), informó que los niveles de desempleo en América Latina y el Caribe serán mayores a los que se vivieron en la depresión del 29. La tasa de desempleo se ubicaría en torno al 13,5%, lo que implica un aumento del 2% con respecto a la previsión de abril de este año; el número de desempleados llegará a las 44,1 millones de personas para finales del 2020.

En Venezuela, existe una medida que exhorta al empleador a no despedir formalmente a cualquier trabajador sea cual sea su posición laboral desde abril de 2002. Medida empleada por la gestión de Hugo Chávez y, ratificada por Maduro en las medidas del Estado de Alarma declarado el 16 de marzo del año en curso.

En esta orden se prohíbe despedir a cualquier empleado durante el periodo que transcurre de marzo a diciembre de 2020, sin embargo, algunas empresas y comercios no han podido trabajar de manera habitual por lo que cumplir con su nómina de trabajo se ha vuelto complicado.

El abogado, Robnny Gutiérrez, señala que en el marco del ordenamiento jurídico venezolano para poder despedir a un trabajador es necesario explicar ante la Inspectoría del Trabajo el procedimiento de calificación de faltas, en la cual justifiquen las causas del despido y el incumplimiento de sus actividades según la Ley Orgánica del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT).

En este sentido, el trabajador venezolano tiene dos alternativas que lo respaldan, la primera es la inamovilidad laboral que hace referencia a la protección del Estado al Trabajador, para que no pueda ser despedido, trasladado o desmejorado de forma injustificada por el patrono, mientras que la segunda es el fuero sindical que se entiende como  la garantía de que gozan algunos trabajadores de nos ser despedidos, ni desmejorados en sus condiciones de trabajo, sin justa causa, previamente calificada por el juez de trabajo.

¿Cuál es el grupo más afectado por esta situación?

Un informe de PGA Group revela que 63% de las empresas en el país evalúa tener reducciones importantes en el tamaño de sus negocios para finales de este año, un 53% de 165 empresas encuestadas prevé que sus nóminas disminuirán para ese mismo período entre 15% a 50%. Para algunas personas los despidos ya comenzaron debido a los altos costos que lleva mantener operativas las diferentes empresas e industrias.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 1 de cada 6 jóvenes se encuentra sin trabajo a raíz del Covid-19, y el Fondo Monetario Internacional alertó que varias empresas quebrarán y el desempleo durante la etapa de “reapertura económica” se hará notará más. El desempleo el país alcanzará un 50% en términos formales, aseguró Iván Acosta, director general de PGA Group.

Asimismo una encuesta realizada por la plataforma juvenil Gritemos con Brío se supo que de 651 jóvenes encuestados, 50,6% gana $50 o menos mensualmente, lo que demuestra que más de la mitad de los jóvenes económicamente activos en Venezuela se encuentran en situación de pobreza extrema según los estándares del Banco Mundial. El 90,6% enfatizó el “el ambiente político actual no promueve el crecimiento económico y el acceso al empleo a los jóvenes”.

David Flores, Coordinador Nacional de esta plataforma, destacó en una nota de prensa, que esta realidad que atraviesan los jóvenes se asocia directamente con el incremento sostenido de la hiperinflación y la devaluación del bolívar, estas condiciones aunado al acoso sistemático al sector privado, han obligado a las empresas a reducir nóminas, optar por condiciones laborales menos formales, entre otros. 

Por su parte, Felipe Capozzolo presidente del Consejo Venezolano del Comercio y los Servicios (Consecomercio), manifestó que la caída de capital para el sector comercial bajo las circunstancias actuales es de 97%, lo que se traduce en que no hay capital para invertir y eso puede traer consecuencias importantes para mantener los puestos de empleo existentes hasta ahora. 

Tomando en cuenta la postura de los empleadores, el abogado Gutiérrez señala que en estos procedimientos los empresarios deben buscar asesoría jurídica para abordar los casos de la mejor forma posible, de tal manera que puedan llegar a acuerdos entre las partes involucradas y, que la vía de negociación les permita llegar a un consenso donde ambas parte ganen 50/50, además las empresas deben evaluar en todo este proceso su viabilidad, productividad y políticas para que todo el procedimiento sea lo más claro y transparente posible, sin perjudicar su imagen ni tener daños a largo plazo.

Desempleados en pandemia

Manuel Padrón, panadero en Valencia, explicó al equipo de Fedecámaras Bolívar que no ha sido despedido formalmente, sin embargo, la empresa con la que trabajaba cerró por poca productiva debido a la pandemia en cuestión. Manual asegura que “No fue un despido, hace un mes tuve contacto y sigo siendo empleado sin pago”.

Manuel afirma que su relación laboral no ha finalizado con la empresa, no ha trabajo con la misma desde abril, ya qu ees una empresa que produce para una línea de restaurantes. Hace un mes solicitó una referencia laboral, para tener acceso a nuevos empleos y en la misma indica que él sigue manteniendo la relación laboral con la empresa aun cuando esta no se encuentra operativa actualmente.

En el medio Voa Noticias José Sarmiento, presidente del sindicato de transportistas del estado Zulia, explico que a diario llegan decenas de choferes pidiendo ayuda a su oficina.

Sus representados imploran que les regalen un kilo de harina de maíz o arroz para sus familias, ya que no aguantan más la necesidad que existe en sus hogares. Alrededor de 1.500 choferes del transporte público tienen prohibido operar desde hace dos meses por orden del gobernador Omar Prieto, lo que ha causado que los ingresos para estas personas sea 0 y el alimentarse se vea cuesta arriba.

Los representantes de las cámaras de sectores como el industrial, la construcción y los centros comerciales del estado Zulia advirtieron, que al iniciar la cuarentena ya decenas de miles de empleos en Venezuela estaban en peligro por la inminencia de cierre de empresas.

Asimismo, Abraham Daniels tenía 7 meses trabajando en un bodegón de Ciudad Guayana, cuando comenzó la pandemia, en uno de esos días como cualquier otro, una de las supervisoras lo llama a su oficina donde la administradora del local lo estaba esperando; resulta ser que le notifican que no seguirá trabajando en el establecimiento y le dieron solo dos opciones de salida en su trabajo: irse voluntariamente o iban a tomar medidas legales contra su persona.

Abraham renunció de manera voluntaria pero sus jefes no estaban al tanto de la situación, a tal magnitud que se enteraron a los días de su salida que “renunció” pero no que fue lo que ocurrió; los dueños no buscaron manera de reintegrarlo sino que se tornó una situación incómoda y luego de una semana fue que le pagaron su liquidación.

En estas declaraciones por parte de desempleados, Robnny Gutiérrez explica que estas personas pueden solicitar ante la Inspectoría del Trabajo un procedimiento de reenganche, ya que la LOTTT tiene un claro esquema de protección en el marco del área laboral para el trabajador.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here