El actual contexto económico y comercial del país está atravesando una crítica situación, debido a las medidas tomadas por la administración de Maduro a raíz de la pandemia Covid-19. Con una economía en recesión y un sector privado bastante golpeado, los comerciantes, empresarios e industriales del país se encuentran ante una reducción de más del 82% de su capacidad en los últimos 20 años.

Adán Celis, presidente de Conindustria Venezuela, en una de las recientes notas de prensa de la organización reiteró que hace 20 años atrás Venezuela contaba con aproximadamente 12.471 establecimientos industriales que generaban casi tres millones de empleos, lo que hoy en día se redujo a un número de 2.200 empresas, las cuales antes de la pandemia operaban al 18% de su capacidad instalada.

Las dinámicas económicas que se han venido aplicando desde el 13 de marzo, cuando se declaró el país en Estado de Alarma, han causado graves daños en la producción, comercialización y distribución de ciertos rubros a nivel nacional. Esto se traduce en cierres de empresas, cese de operaciones, desempleo e incremento del trabajo informal en todo el territorio nacional, aunado a esto se encuentra la baja demanda y la hiperinflación.

¿Cuántas empresas están en riesgo?

Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), señala que el sector comercial desde el 2019 viene con una caída del 30% por la falta de poder adquisitivo para los venezolanos. Este escenario puso en riesgo el nivel de ventas e ingresos para los comerciantes a nivel nacional, lo que llevó al cierre total aproximadamente a un 30% de establecimientos comerciales en todo el país.

Con la pandemia Covid-19, contabilizar un número real de empresas operativas  en el país se ha vuelto difícil, debido a que no todos los comercios y empresas pueden operar de manera regular a raíz del confinamiento y las medidas de aislamiento social. Lo que sí es seguro, según Capozzolo, es que existe un gran número de comercios que se quedan sin trabajar pero de igual forma siguen generando costos y gastos que tienen que seguir pagando y, al encontrarse inhabilitados pone en riesgo miles de puestos laborales.

El primer estudio Coyuntura Industrial respecto al 1er Trimestre del 2020 por Conindustria, expone que de 97% de encuestados un 57% del grupo se encuentra en una situación económica mucho peor y el 60% disminuyó su producción a raíz del contexto económico actual y la falta de recursos como financimiento o incentivos fiscales para poder reimpulsar las PyMes e industrias.

Por su parte, Celis asegura que “De mantenerse el actual contexto económico, unas 1.000 empresas corren el riesgo de desaparecer en menos de un año”, y si no se toman medidas urgentes para paliar las graves pérdidas económicas, el aparato productivo nacional se verá completamente golpeado sin recuperación alguna por los altos costos de las maquinarias y la poca producción como demanda de productos, servicios o insumos.

Consideraciones ante crítica situación

Con un panorama gris para el sector comercial e industrial, Luis Arturo Núñez, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Caroní (Camcaroní) señala que bajo una encuesta que realizó la cámara, un 30% han cerrado su santamaría; 3 de 10 empresa han cesado sus actividades y el número incrementa paulatinamente. 

Las estimaciones que manejan Camcaroní reflejan que las empresas que tenían facturación cercana a los $400 diarios, actualmente están facturando menos del 65%, debido a una baja de consumo considerable, a raíz de los bajos ingresos familiares; esto es lo que Núñez traduce como una proyección alrededor del 30% de empresas que cerrarán sus negocios debido a las restricciones que se han tomado en el país.

No solo se trata de los cierres de empresas sino también de “¿qué va pasar si lo negocios desaparecen? ¿qué va a pasar si los puestos de trabajo se pierden? Van a existir muchas familias que se ven afectadas, además existirá un problema muy grave presupuestario dentro de las instituciones del estado que van a tender a desaparecer” asegura Núñez. Si el sector comercial se reduce en un 70%, la recaudación a nivel de la hacienda en el presupuesto del municipio va por encima del 50%.

Si se restringe la actividad comercial y el número de casos sigue incrementando, demuestra que no es la actividad comercial la que genera los focos de contagio, no se trata de la restricción sino de la protección, por ende, Núñez asegura que Camcaroní se ha enfocado en 4 medidas transversales que ha expuesto la OMS y Consecomercio: control de aforo, uso de instrumentos de seguridad, limpieza de superficie y limpieza de manos.

Por su parte, Elio Bermudez, 2do vicepresidente de la Cámara de Comercio de Bolívar, asegura que más de un 50% de las empresas afiliadas han cerrado sus negocios actualmente. Explica que la situación es demasiado crítica, debido a que el dólar no para de subir, lo que hace que se vuelva es inasequible; para los comerciantes y empresarios es muy difícil mantener sus negocios cuando los mismos no aguantan esa variación de costos constante.

Lo que compramos hoy y vendemos mañana ya no vale igual, ya no podemos mantener inventarios porque tenemos menos dinero para comprar” exclama Bermudez; sino se amplía la importación o se dan incentivos fiscales para el sector privado, la situación va a empeorar más, lo que ascenderá el número de empresas y comercios cerrados a un 70% en Ciudad Bolívar.

Por esta razón es necesario contar con el apoyo de recursos financieros, ya que las empresas no cuentan con reservas de dinero porque todo lo han invertido y han cumplido con sus pago de nóminas hasta el día de hoy. El sector privado necesita que sus propuestas sean escuchadas y aplicadas para recuperar las pérdidas generadas y poder subsistir durante la crisis económica que hay en el país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here