Venezuela atraviesa una situación económica hiperinflacionaria que para el año 2019 fue de 7.374,4%, según datos de la Comisión de Finanzas del Parlamento. Esto ha llevado a que muchos de los venezolanos tengan que buscar la manera de adquirir divisas de modo que no se devalúe su dinero, llevando al país a una dolarización donde los bolívares cada vez escasean más y el dólar se convierten en la moneda de pago habitual.

Para el asesor financiero, Paulino Ortega, hay que entender que son dos las razones por las que los productos suben de precio: La devaluación y la inflación.

La inflación es cuando los precios se inflan en valor monetario, mientras que la devaluación tiene que ver con la relación entre monedas de diferentes países, en la que uno es devaluado de tal manera que sirva para que los países puedan pagar sus deudas internas.

En Venezuela vivimos en un déficit fiscal donde el Estado gasta más dinero del que ingresa; esto al final termina impactando en la economía de cualquier país, sobretodo en el tipo de cambio.

Por lo menos en Venezuela pasa que se necesita inyectar más bolívares al sistema, pero al no tenerlos hace que el dólar aumente, pero mientras eso sucede hubo un financiamiento previo de la deuda en donde logró pagar una parte, pero sufriendo el impacto de igual forma.

Según Ortega, Venezuela no tiene suficientes ingresos en dólares para pagarle a todos sus ciudadanos, por lo que considera que no tiene sentido que dolaricen los salarios para luego darse cuenta de que terminan siendo los mismos 5$ mensuales que no alcanzan para nada.

Su devaluación es mínima

La devaluación del dólar es mínima con una inflación promedio de 1,8% al año. Las monedas fuertes tienden a mantenerse con un máximo de 2%. En referencia con la moneda de Venezuela, la devaluación del dólar es mínimo para las costumbres venezolanas. En Estados Unidos la devaluación la da el mercado al dólar ser libre, siendo posible hacerlo gracias al libre mercado. Ortega, explicó que probablemente para finales de año, las grandes economías tendrán una inflación superior al 2% por la falta de producción que ha habido durante la pandemia del Coronavirus.

A diferencia de Estados Unidos, en Venezuela con lo que hoy te puedes comprar una casa, al pasar los años no te da ni para comprarte una bicicleta; que es lo que pasa por ejemplo, en todo el mercado venezolano históricamente hablando.

Las razones por la que los precios en dólares se inflan en Venezuela tienen que ver con varias razones. El Gobierno nunca llevó a cabo las medidas de emergencia necesarias para superar el déficit fiscal que les permitiera aumentar el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El Gobierno ha aplicado una especie de “torniquete” para evitar el problema, a través de medidas restrictivas para el flujo de bolívares dentro del sistema, con la finalidad de que el dólar no aumente.

Por eso es que antes veíamos que el dólar subía tan rápidamente y hoy día se estanca. Eso es porque se han ido introduciendo menos bolívares al sistema, dándole paso a los dólares.

La inflación del dólar existe

En conclusión el dólar únicamente aumenta en un país como Venezuela, debido a que la devaluación del bolívar no se ha hecho al ritmo correcto producto de las medidas disfuncionales macroeconómicas impuestas por el Estado, propiciando una dolarización no oficial.

Sin embargo no se puede decir que el dólar se devalúa, sino que al comprar un producto se sigue utilizando el bolívar como referencia; trayendo como consecuencia que te salga más caro en dólares porque los bolívares no suben de precio a la velocidad que deberían subir.

Lo precios aumentan en dólares debido a los productos que pagamos en bolívares en la calle, porque son productos, empresas y marcas que en su mayoría tienen los precios en bolívares, por lo que si venden en dólares terminan perdiendo por el hecho de que el dólar en Venezuela no mantiene su valor en un mercado así.

En conclusión, la capacidad adquisitiva del dólar disminuye en un país con las características actuales que presenta Venezuela, debido a que la devaluación de la moneda oficial, el bolívar, no se ha hecho al ritmo correcto, producto de las medidas disfuncionales macroeconómicas impuestas por el Estado, que propician una dolarización no oficial.

Sin embargo no se puede decir que el dólar se devalúa, sino que al comprar un producto se sigue utilizando el bolívar como referencia; trayendo como consecuencia que salga más caro en dólares porque los bolívares no suben de precio a la velocidad que deberían subir.

Lo precios aumentan en dólares porque los productos, empresas y marcas aún manejan sus precios en bolívares, ya que vender en dólares termina resultando en pérdidas durante la reposición del inventario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here