La especialista en finanzas y miembro de la empresa desarrolladora de negocios Espabilarte, Karla Hernández, habla de las recomendaciones financieras para hacerle frente al Coronavirus, asegurando que la pandemia no afectará a todos los negocios por igual, por lo que es bueno que cada uno evalúe en qué sector se encuentra y cómo puede verse afectado.

El virus desde que llegó a Venezuela solo ha generado preocupación en las personas que tienen comercios, los negocios considerados esenciales son los que pueden mantener sus puertas abiertas, generando ingresos. El resto de negocios quedan totalmente paralizados al no poder abrir.

Para aquellos comerciantes que tienen sus puertas cerradas es recomendable que hagan un recuento de todo el dinero que tienen disponible en bancos nacionales o cuentas internacionales, efectivo, fondos, apartados. (Aplica para empresas, familias y personas). Esto te permite dimensionar tu situación y saber con cuánto dispones y cuánto tiempo puedes mantener gastos.

Hay que organizar todos los aspectos

Hernández, recomienda que cada quien organice sus gastos/cuentas por pagar a proveedores de servicios, inventario o insumos en una categorización ABC, es decir, gastos tipo A: las cuentas claves que debes pagar porque si no tu operación se detendría totalmente (salarios) y pago a proovedores, gastos tipo B: claves para mantener la operatividad, pero puedes renegociar con el proveedor a mas días de crédito, o pagar porcentajes de la deuda, y gastos tipo C: cuentas que no son claves ni prioritarias para mantener la operatividad.

Es necesario buscar la manera de no caer en impagos sin antes conversar con los proveedores. La comunicación con ellos te permitirá volver a la operatividad rápidamente y contar con su disposición al pasar la crisis.

Modo de mantenerse a flote

Si no puedes abrir tu negocio, revisa si con el efectivo puedes al menos cubrir el tipo A los siguientes 2 a 3 meses. Si no puedes cubrirlas porque tu efectivo no es suficiente y no puedes generar ventas al no ser un bien esencial, revisa cuáles opciones tienes para hacerte de ese dinero. Salir de activos, préstamos, entre otros.

Revisa cuánto dinero tienes en la calle en cuentas por cobrar. Llama a tus clientes y hazles saber que cuentan contigo. Intenta cobrar algún porcentaje y llega a un convenio de pago/crédito. Entiende que ellos al igual que tú, van a cuidar su flujo de caja y es importante que puedan mantenerse en pie porque seguirán siendo tus clientes después de la crisis.

Revisa cuánto dinero tienes en inventario. Tienes dos opciones, sales de él para tener efectivo (en moneda dura) y poder reinvertir luego, o lo mantienes en stock. Esta decisión dependerá de la naturaleza de tu negocio (si el cliente sigue comprando o no) y del tipo de inventario (perecedero o no).

De tener inventario a vencer en los próximos 2 meses, intenta ofrecer promociones de modo que salgas rápido de esos productos y no pierdas dinero sin necesidad. Las personas durante la crisis también buscan manera de ahorrar, por lo que las promociones son buena idea.

Hay que buscar reinventarse

En momentos como estos hay que pensar fuera de la caja y encontrar cómo nuestros negocios, nuestra estructura, conocimientos y activos pueden ponerse a disposición de las nuevas necesidades del público.

Redefinir nuestros canales de venta e incluso nuestros productos y servicios. No hay soluciones únicas y va a depender de cada empresa, pero hay que hacer el ejercicio de pensar estratégica y creativamente.

Si no puedes vender pero puedes fidelizar con algún tipo de ayuda a tu consumidor y a la sociedad, hazlo. Eso no da dinero, pero te da reputación, que será útil cuando pase el tornado, siendo lo mejor para hacer no tomes decisiones definitivas para problemas momentáneos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here