Inicio Negocios Impacto de la escasez del gas en los comercios de Ciudad Guayana

Impacto de la escasez del gas en los comercios de Ciudad Guayana

Problemas con servicios básicos como agua, electricidad y combustible atañen a los ciudadanos todos los días, pero a esta lista ahora se le suma la falta de gas para poder cocinar y alimentarse.

94
0

En un país con crisis en casi todos los sectores productivos de su economía, ahora se suma una cosa más a la lista: el gas doméstico (gas metano), el que principalmente usan los ciudadanos para servicios como la calefacción, el agua caliente y también la cocina. Los servicios básicos cada vez son menos, cada semana algo nuevo aparece y obstaculiza el porvenir de las familias venezolanas.

Según Antero Alvarado, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), alrededor del 84% del consumo doméstico de gas en toda Venezuela se realiza a través de bombonas (garrafas), y sólo el 7% de la población recibe gas (metano) directamente en sus hogares, destaca el medio de comunicación francés RIF.

Este nueva escasez de gas ha empujado a la mayor parte de ciudadanos a recurrir a otras modalidades como cocinar con fogón, leña o cocinas eléctricas, siendo esta última alternativa la que menos viable debido a los problemas de electricidad en el país. Diferentes protestas se han desarrollado en el interior del país por la falla de los servicios básicos, trancando calles y vías públicas los venezolanos manifiestan su descontento al Ejecutivo Nacional y gobernadores.

La falta de respuestas por parte de las autoridades y respectivas compañías tiene a la deriva a los ciudadanos que día a día se enfrentan a esta crítica realidad, donde las alternativas que tienen depende de si funcionan otros servicios o si cuentan con el poder adquisitivo para comprar leña, la estufa o cocina eléctrica, o una bombona de gas en el “mercado negro”.

Situación de los comercios en Guayana

Trina De Gannes, miembro del equipo de @theburgerpzo señala que la falta de gas doméstico ha afectado mucho su producción, han tenido que dejar de hacer algunas de las hamburguesas de su menú por la falta de gas, que no solo afecta su productividad sino también el crecimiento del emprendimiento y en la economía del mismo; “prácticamente hacemos lo básico, porque las carnes se hacen en parrillera, pero lo productos que son de otro tipo como las papas, tequeños, pollo, entre otros, necesitamos el gas”.

Por su parte, Agnell Guerra presidente de la Casona de la Carne que está frente a la casa de la mujer en San Félix, explica que con la ausencia del suministro de gas en la ciudad, se han visto en la necesidad de utilizar leña y cocinas eléctricas para poder seguir ofreciendo sus servicios a la población. 

Esta alternativa resuelve pero de cierta forma afecta a los trabajadores por el humo que se genera en el área de trabajo asegura Flores, además la producción de ciertos platos como la cachapa, el cochino, entre otros disminuye por la misma escasez. 

El retroceso que ha generado esta situación

Gralbert Mora, comerciante independiente del rubro de panadería, expone que en su trabajo “no hay gas”, así que recurre al mercado negro, en el cual se paga entre 1,5$ – 1,6$ el kilo de gas (bombona de 10kg a 15$ y de 18 a 30$), para no dejar de producir. Este problema incide en el costo del pan y en los niveles de venta, porque hay empresas que sí acceden al gas regulado, por distintas conexiones, lo que hace que la competencia no sea pareja. 

Mora asegura que apelan a la máxima calidad para no ahuyentar a los clientes, además destaca que uno de los riesgos de comprar en el mercado negro el gas “te vendan menos de lo que estas comprando o que mezclan el líquido del gas con agua, para que pese lo que estas comprando”, lo que se traduce en menos producción para el comercio. 

El retroceso ocurre por necesidad, ya que los problemas en la distribución de gas doméstico han dejado a la población sin otra alternativa que la de quemar madera y usar cocinas eléctricas. Con la cuarentena provocada por Covid-19, la venta de las bombonas de gas comenzó a ser articulada por los Consejos Comunales, pero poco después dejó de funcionar esta modalidad debido a problemas con la compañía prestadora del servicio, además de las mafias y altos precios que exigen para adquirir el producto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here