El sector industrial es uno de los más golpeados a raíz de la pandemia de Covid-19 en el país, no solo las medidas de restricción obstaculizan su productividad sino que también los industriales no cuentan con el apoyo monetario necesario para sostenerse durante la pandemia. El combustible, la inamovilidad laboral y la falta de de medidas de protección económica para el sector industrial ha hecho que este grupo reduzca su tamaño.

Adán Celis, presidente de Conindustria, señaló en una entrevista con el periodista Román Lozinski por el Circuito Éxitos 99.9 FM, que el esquema de 7X7 es un obstáculo para la economía, porque en el caso de los industriales prender un horno puede demorarse en algunos casos un día. También advirtió que alrededor de 1000 empresas del sector podrían cerrar debido a la paralización de sus actividades.

Alrededor de 150 mil familias están en riesgo debido a los estragos del Covid-19, puesto que no solo los empleos corren peligro sino también el sustento de cada una de esas familias, y sobrellevar esta situación cada vez se vuelve más difícil. El llamado por parte del gremio industrial es hacia la reactivación continua, donde todos los rubros de la economía puedan recuperarse económicamente de las pérdidas que han tenido en los últimos 6 meses.

69% de industriales reportan caída en ventas

Industrias de sectores no priorizados operan a un máximo de 16% de su capacidad instalada, y 84% de los encuestados en el 2do Estudio Coyuntural correspondiente al II trimestre del 2020, estima que tardarán de 3 a 12 meses para recuperar sus niveles de producción previos a la pandemia Covid-19.

La situación más grave la padecen los sectores no priorizados que se han visto obligados a mantener sus máquinas apagadas durante casi 6 meses, destaca el informe, debido a que estas empresas no están operando ni con la mitad de su maquinaria. La producción industrial, ya encadena 24 trimestre de caída sostenida, 69% de este gremio reporta pérdidas en venta desde que inició la cuarentena.

Solo las empresas de los sectores priorizados como alimentos, bebidas, industria química y farmacéutica, así como las fabricantes de caucho y plástico, han trabajado con una capacidad utilizada levemente superior al 20%, señala el estudio coyuntural.  La encuesta además revela que el 67% de los consultados redujo sus inversiones durante este lapso, a raíz de la falta de financiamiento y créditos financieros para expandir sus capacidades productivas.  

Las PyMes también se encuentran afectadas, el 71% de las empresas solo registró inversiones operativas y de reposición de inventarios, mientras que el 80% de las pequeñas empresas no invirtieron nada en este último trimestre. 

Con relación al nivel de empleo, el 61% de los encuestados reportó disminución en este indicador, mientras que en las PyMes se evidencian esfuerzos enormes para mantener los puestos de trabajo. 

Respecto a la situación actual del país, el 93% de los encuestados considera que el panorama ha empeorado, de esta manera Celis reiteró la propuesta del gremio industrial para reabrir al 100% con estrictos protocolos de bioseguridad, con el objetivo de generar nuestros empleos, mantener los existentes y mejorar las condiciones del sector productivo del país.

El panorama de Camindustrias Bolívar

José Ángel Bruzual, presidente de Camindustrias Bolívar, señaló que el sector más golpeado ha sido el de las pequeñas empresas, porque particularmente en Ciudad Guayana las empresas del sector industrial no están dentro del grupo priorizado y no están prestando el servicio a las empresas básicas u otras cadenas. 

No tienen acceso a combustible ni a gasoil y se encuentran trabajando hasta las 2:00 p.m., pero las semanas radicales no se trabaja en las empresas porque el horario de trabajo no rinde; además algunas empresas no han podido seguir con sus actividades porque el sistema de transporte no sale económico debido a la falta de combustible y el alto precio que se consigue en las calles. 

Otro de las pérdidas que ha tenido el sector es la baja demanda de productos o servicios por parte de la población, al no haber demanda para las empresas estas están haciendo procesos de mantenimiento y estructura, lo que a largo plazo se transforma en una inversión a largo plazo en maquinarias y mantener los equipos a tono, afirmó Bruzual.

El sector industrial en la región se mantiene operando al 15% de su capacidad en promedio y otras empresas están cerradas parcialmente; hay empresas que trabajan una semana sí y una semana no, haciendo el mayor esfuerzo para mantener el personal y poder seguir cubriendo los gastos que tienen. 

Los costos han incrementando por los protocolos de bioseguridad que se deben cumplir, los equipo de protección personal para los empleados, el transporte, entre otros; estos nuevos costos que antes no existían para el sector, son necesarios cumplirlos, y sin actividad productividad ni demanda se ha hecho mucho más cuesta arriba para los industriales.  

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here