La cadena de producción y abastecimiento trabaja a media máquina; sin gasolina y sin movimiento, no todos los productos llegan a los diferentes negocios y comercios del estado Bolívar. Aunque hay un punto de acceso cercano para importar productos, la frontera con Brasil, no hay la cantidad de combustible suficiente para cubrir la demanda de los transportes y vehículos de distribución.

Degni Gómez, presidente encargado de la Cámara de Comercio e Industrias del Estado Bolívar, señala que no hay trabajo hoy en día; el 15% de los negocios y comercios no están habilitados porque no cuentan con el personal o el combustible necesario para cumplir con sus actividades. Los sectores prioritarios están trabajando, pero el resto de negocios y servicios están inmovilizados totalmente. 

“El panorama del sector productivo es crítico y grave, sin gasolina los diferentes productos básicos no llegan a los anaqueles de los diferentes comercios y negocios” recalca Gómez. El área de verduras y legumbres es la que se encuentra más afectada, ya que puede sufrir pérdidas, porque trasladan desde el sitio de siembra hasta el consumidor final.

La economía está parada, no hay clientes que puedan movilizarse, ni trabajadores que puedan llegar a sus áreas laborales. Aunado a esto, hay un horario de atención al cliente estipulado que no permite desarrollar las actividades de manera habitual.

Gómez hace el llamado de atención a las autoridades para que pongan la lupa sobre las estaciones de servicio, “el alto mando debe dar órdenes para que se cumpla el proceso para surtir gasolina” afirmó. 

Sin combustible, todo los sectores están parados

Por su parte, Miguel Rojas, vicepresidente de la Cámara de Comercio del Municipio Piar, expone que hay un gran problema para reponer el inventario de los diferentes comercios, puesto que no están llegando los productos al municipio. Los transportes que llegan son particulares, no hay gasoil ni gasolina, ni están llegando tampoco las empresas de envíos al lugar.

Las agropecuarias, los pequeños comerciantes, las peluquerías, algunas empresas de servicios, las ventas de repuestos, entre otros negocios, no pueden trabajar de forma regular. Rojas añade que se está evaluando un plan para abrir una vez a la semana estos diferentes comercios con un horario hasta mediodía, para poder comenzar a reactivar el sector económico.

El panorama en el Municipio Piar es crítico; si el combustible llega, las empresas podrían movilizarse y comenzar a transportar productos básicos para su comunidad. Respecto a los anaqueles el sector de rubros farmacéuticos es uno de lo más delicados, puesto que solo puede dar abasto hasta el próximo mes, en caso de no llegar más productos el inventario podría afectarse; “los pedidos agroalimentarios o de medicinas que antes tardaban 4 o 6 días, ahora tardan 20 días o un mes” concluye Rojas.

Flexibilización del mercado

El contexto del parque industrial, el sector manufacturero, el sector comercial y de servicios, está en una situación económica delicada. La mayor parte del sector productivo sigue pagando nóminas sin estar produciendo, están paralizados los comercios e industrias y de igual forma cumplen sus obligaciones laborales y pagos de impuestos.

Raúl Gil, 2do vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Caroní (Camcaroní), comenta que los inventarios de las empresas afiliadas a Camcaroní están en los montos mínimos en cada uno de los almacenes y galpones, reponer el inventario es difícil debido a la hiperinflación que hay en el país, la cual para el mes de abril ascendió un 80%. “El abastecimiento de los diferentes rubros depende del comportamiento del mercado y la flexibilización en la frontera con Brasil” asegura Gil.

Existe escasez porque hay poca oferta de los productos existentes, esto en consecuencia de que las importaciones se pararon y no se están produciendo los bienes en materia prima e insumos necesarios. Como en el mercado y comercios se encuentran las mismas marcas de productos, la poca variedad que hay está sobrevaluado en costos.

Las ventas de las empresas afiliadas a Camcaroní han bajado sus niveles porque los clientes no cuentan con el poder adquisitivo para consumir, por ende los comerciantes ahora compran poco inventario y actualizan los precios diariamente de acuerdo al cambio oficial del Banco Central de Venezuela (BCV).

Los diferentes representantes de las Cámaras aseguran que aunque el panorama está bastante gris, si el problema con el combustible se solucionará los diferentes negocios pueden iniciar sus actividades de compraventa, lo que ayudaría a retomar su economía y volver a impulsar la producción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here