La Covid-19 ha afectado económicamente al sector cultural, pues al no permitirse las aglomeraciones ni actividades donde se concentren un número alto de personas; las actividades culturales han tenido que dejar de realizarse, quedándose los artistas sin ingresos durante la cuarentena.

Juan Manuel Carvajal, periodista y cultor guayanés, explicó que a nivel regional, agrupaciones de danza, teatro y música han tenido que parar sus actividades dejando de generar el “poco” ingreso económico que tenían para subsistir, optando por la virtualidad de las clases o asesorías para producir; lo cual termina siendo más factible para unos que para otros.

Con respecto al teatro en Ciudad Guayana, Carvajal comentó que ha estado paralizado desde marzo, sin embargo en Caracas muchos grupos han comenzado a hacer propuestas a través de las plataformas digitales; no como en nuestra región que seguimos “en pañales”, razón por la que muchos cultures han tenido que recurrir a la venta de alimentos de manera informal o prestar asesorías a distancia para poder costear sus necesidades. “Es una lotería porque ante tanta oferta virtual – gratuitas en muchos casos – la competencia es fuerte para que te elijan a ti por encima de otros”, alegó el cultor.

Desestabilización

Dani Sutta, directora del grupo de teatro Antares de Ciudad Guayana, aseguró que la pandemia desestabilizó la economía de los cultores en Guayana. Explicó que al estar en las casas en cuarentena, no se trabaja en los distintos eventos y planes, razón por la que no se perciben ingresos.

Respecto a cuánto dinero se está perdiendo, Sutta comentó que no tiene como saberlo, pues es algo muy relativo. Al igual que Carvajal, ella comentó que a diferencia de Guayana, en Caracas y otras ciudades del país ya están activos en las redes con sus propuestas artísticas. Es el caso por ejemplo, de Trasnocho Cultural en Caracas.

Para no quedarse sin hacer nada, la directora aseguró que han venido trabajando en proyectos individuales desde casa, desempolvando antiguas tareas organizativas y poniéndolas al día, afirmando que en la región han sido más tradicionales, pero por las circunstancias deben innovar sin perder la esencia de nuestro arte. Ella recalcó que aunque el uso de plataformas digitales ha sido una opción viable, no todos cuentan con acceso a ellas.

Clases y tutoriales virtuales

Artemio Fierro, muralista en Ciudad Guayana, relató que las actividades que regularmente se hacían han cambiado de forma: las reuniones presenciales ahora son por videoconferencias, la modalidad de clases y tutoriales han sido parte de la nueva manera de mantener a flote las disciplinas artísticas.

Con respecto a ingresos económicos, Fierro explicó que los dibujantes y artistas plásticos trabajan por comisiones, lo que de algún modo ha sido positivo para algunos, sobre todo quienes manejan las herramientas tecnológicas, porque mantienen contacto directo con los usuarios quienes dependiendo de la necesidad, compran o adquieren algún producto artístico. Otros, sin embargo, han emigrado a otro tipo de actividades comerciales por no tener cómo satisfacer sus necesidades básicas durante la cuarentena.

El muralista aseguró que algo que sí se ha fortalecido más es el uso de las herramientas digitales para mantener el trabajo artístico y cultural. “Muchos están utilizando sus redes sociales para generar ingresos, dependiendo de lo que ofrecen pueden incluso hacerlo presencial o al margen de lo digital”, dijo Fierro.

No todos cuentan con las herramientas

Orlando Sifontes, director del conservatorio de música CEMI, explicó que a nivel económico se han visto afectados, ya que muchos músicos, titiriteros, artesanos, entre otros, dependen económicamente de mantener un contacto presencial con el público.

Él afirmó que en el caso del conservatorio la matrícula bajó considerablemente, porque muchas personas no poseen los medios tecnológicos para mantener esa relación, perdiéndose el contacto que trajo como consecuencia el descenso de los costos y, que muchos profesores dejaran de trabajar, puesto que tampoco contaban con los medios para dictar las clases a distancia.

Para Sifontes, la reactivación de los eventos culturales es algo que ocurrirá “más temprano que tarde”, siempre y cuando se tomen las previsiones necesarias de modo que no se produzcan mayores contagios. Desde el conservatorio, alegaron que están creando alternativas para hacer el trabajo de manera virtual, que a pesar de que no todos pueden realizarlo; al final es algo a lo que todos tendrán que  adaptarse porque esa ahora es la nueva realidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here