Inicio COVID-19 La hiperinflación no es el único problema durante la cuarentena

La hiperinflación no es el único problema durante la cuarentena

“El venezolano no solo se preocupa por la hiperinflación, sino por el conjunto de males que la acompañan”

220
0

La hiperinflación de Venezuela fue la más alta del mundo en 2019 con 9.585%, según el Banco Central de Venezuela; esto genera preocupación en los ciudadanos debido a que siempre surge la pregunta ¿Qué vamos a hacer o cómo vamos a resolver?.

Por la llegada del nuevo Coronavirus al país, muchos de los establecimientos comerciales y trabajos informales que generaban ingresos diarios a los venezolanos, han dejado de abrir sus puertas de manera indefinida. No solo es un golpe a la economía, sino que afianza cada vez más la pregunta que inicialmente se formula. 

En Ciudad Guayana, el 75% de la actividad comercial se encuentra paralizada, cifra suministrada por Raúl Gil, segundo vicepresidente de la Cámara de Comercios de Caroní. Es alarmante porque significa que la mayor parte de las familias en Guayana no tienen los ingresos para soportar la cuarentena. 

La hiperinflación no es el único problema

Henkel García, analista financiero y director de Econométrica, aseguró que no hay que ver este problema solo desde el punto de vista de la hiperinflación, sino más bien desde un conjunto de males que tenía la economía venezolana anterior a la pandemia. 

García, explicó que hay que ver a la economía en Venezuela como algo muy precario, en la que la mayoría de ciudadanos busca ganarse la vida día a día; inclusive las mismas empresas que necesitan facturar a diario para cumplir con sus compromisos y mantenerse a flote.

Aunado a ello, el analista financiero explicó que esta se encuentra en pleno proceso de dolarización, a veces con señales y comportamientos caóticos; con un escenario donde lo poco que funciona o trata de funcionar no puede porque no hay combustible. La contracción de tres cuartos por economía per cápita que teníamos 7 años atrás nos deja con tan solo un cuarto, haciendo que la economía del país sea totalmente inviable. 

Salarios pierden capacidad

El economista, José Ricardo Salazar, explicó que en un país con hiperinflación la capacidad de adquisición de las personas se ve más afectada porque los salarios cada día que pasa, valen menos y los precios de bienes y servicios aumentan.

En condiciones normales es bastante difícil vivir de esta manera, por la principal consecuencia de la hiperinflación que es la pérdida de la capacidad de compra. En el caso venezolano, esta situación permanente de hiperinflación ha significado que la situación social y económica de los ciudadanos se complique cada vez más, incrementando los niveles de pobreza. 

Encovi, a través de encuestas dio a conocer que el 90% de los venezolanos se encuentran en una situación de pobreza, es decir, que ni siquiera hay un ingreso diario de un dólar y 20 centavos, lo que en cifras de la Organización Internacional del Trabajo establece como márgenes de pobreza. 

Salazar, aseguró que al agregarle a la crisis las medidas de confinamiento producto del Coronavirus, lo que ocurre es que se agrava más la situación porque son pocas las personas que tienen los ahorros para mantenerse en casa sin generar ingresos. Estas medidas de confinamiento aumentan la conflictividad social en las que mucha gente ha abandonado la cuarentena al tener que decidir entre morir de hambre o por el virus. 

Un escenario de tragedia

Actualmente tenemos en el país tenemos un escenario donde vemos a una economía desmonetizada, sin acceso al crédito ni recursos acumulados a lo interno – externo / macro – micro, comentó García.

A la mayoría le toca sobrevivir con ahorros y cambiando hábitos de consumo. Tratando de comprar apenas haya ingresos para evitar la devaluación y haciendo uso detallado de los dólares acumulados meses previos a la pandemia. 

Es una economía inviable financieramente que solo dejará como resultado el cierre masivo de empresas y despidos de trabajadores, trayendo una gran tasa de desempleo al país, tras la imposibilidad de control existente sobre la economía de Venezuela. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here