Recuperación economica

Recuperar es uno de los verbos de mayor uso en las narrativas de ahora. Se conjuga en todos los tiempos, tanto en singular como en plural. Significa volver a tener lo que antes se poseía: recuperación; y es de utilidad recurrente porque su accionar es precisamente el inicio de un nuevo ciclo en todos los estamentos de la sociedad. Todos tenemos algo que recuperar en cualquier momento. 

En el ámbito empresarial, la acumulación de pérdidas es más que elocuente. El cierre de más de 10 mil empresas solo en el sector de la industria, lo dice todo. Esa cifra representa más de la mitad de la membresía actual de Fedecámaras  y es, además,  un indicador de lo que al gremio le corresponde hacer parcialmente en la etapa de recuperación

Venezuela está a las puertas de un complejo proceso de recuperación después de haber transcurrido dos décadas de una crisis multifactorial; y el agravamiento de la misma por causa de la pandemia Codvi-19. La economía nacional, junto a otros segmentos de la sociedad, se ha convertido en el ojo del huracán para dar inicio a la recuperación; los gremios de empresarios constituyen parte de ese proceso, en tanto que son los impulsores visibles de los cambios que se requieren.

Fase de recuperación

En la fase de recuperación, no debe confundirse lo que ha de hacerse para la economía en general y lo que corresponde a los gremios en particular. La reactivación económica va a depender de las políticas que adopte el Estado, en conjunto con los aportes del sector privado. Mientras tanto, la recuperación de los gremios dependerá parcialmente de las nuevas orientaciones de la economía. Así como de lo que cada dirigencia gremial determine oportunamente. 

En todo caso, los nutrientes aplicables a los gremios y que deriven del desarrollo de la economía en general, es un proceso que toma tiempo; estimado por los expertos entre dos y veinte años. La pérdida del PIB venezolano en los últimos siete años ha sido de 75%. Con un PIB de 5% anual se va a requerir 15 años consecutivos para la recuperación completa; más de dos veces del tiempo de la pérdida. ¿Cuánto tiempo se requiere para recuperar mil, cinco mil o diez mil empresas? Una visión rápida de la afectación gremial da cuenta de no menos de doce factores internos que requieren reposición para volver, por lo menos, a una situación similar a la que se tenía antes de la pandemia. Esos factores son, entre otros: dispersión de los grupos dirigentes, discontinuidad de programas, merma en la comunicación interpersonal, cambios en los formatos de reuniones, diferimiento de  actividades, debilidad de la mística gremial, pérdida parcial de la motivación, incremento de la incertidumbre, mayor distanciamiento entre los afiliados y los grupos dirigentes, afectación de la solidaridad, reducción de la afiliación y el retorno a la actividad físico presencial plena. 

Lea también: Dos encuestas: diferencias y contradicciones – Fedecámaras Bolívar (fedecamarasbolivar.org)

La actuación metódica

La recuperación del gremio, vista como una necesidad de actuación metódica y sujeta a propósitos claramente definidos, puede convertirse en una oportunidad impostergable para que los gremios incluyan en su agenda algunas actividades que les son básicas y que en muchos casos permanecen con letargos.

En ese orden, se incluyen: 1) el desarrollo de un programa de agremiación para afiliar a entidades en general y la creación y afiliación de nuevas cámaras y asociaciones, 2) la identificación actualizada del potencial o posibilidades de producción y sus respectivos desarrollos,  por regiones y por sectores, 3) la creación de los “Centros Semilla” o clubes de emprendimiento y 4) la formación constante y programada de dirigentes gremiales, tanto en el conocimiento del gremio como en el adoctrinamiento para la defensa de las libertades.

En todo esto, algo debe estar suficientemente claro: la recuperación de los gremios no se va a dar ni por arte de magia ni utilizando el piloto automático. Lo correcto es que haya un plan mínimo como agenda de las áreas o asuntos que requieren reposición; porque al final sería lamentable que todo quede a merced de lo que “vaya viniendo, vamos viendo”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here