Los 14 de octubre se celebra el Día Mundial de la Normalización, herramienta de gran utilidad en diferentes actividades industriales, así como la producción de bienes y servicios. Las investigaciones en Europa señalan, que la normalización genera un aporte al PIB del 1% y un impacto hasta del 80% en el intercambio de comercio internacional. 

¿Qué es una norma?, según la Ley del Sistema Venezolano para la Calidad es: «documento aprobado por una institución reconocida que prevé, para un uso común y repetido, reglas, directrices o características para los productos o los procesos y métodos de producción conexos, cuya observancia no es obligatoria…». Algo similar, es para los sistemas regulatorios o infraestructura de calidad, de los diferentes países e internacionalmente.

En el caso de Venezuela, recientemente SENCAMER asumió la creación de las Normas COVENIN. También pueden existir otros organismos de carácter privado como el caso de Fondonorma, que pueden desarrollar normas particulares. Igualmente a nivel internacional como la Organización Internacional de Estandarización (ISO), Comisión de Electrotécnica Internacional (IEC) e Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), entre muchas otras.

Estas tres instituciones, plantean el mensaje este año del día mundial de la normalización: «Protegiendo el planeta con las normas». Argumentan que el ser humano con sus diferentes actividades, viene impactando el ambiente con los gases de efecto invernadero y con la sobre-explotación de sus recursos.

Por ello, el mensaje de este año, expone que «Las normas internacionales elaboradas por IEC, ISO e ITU consideran soluciones probadas y reales a los desafíos técnicos. Ayudan a compartir ampliamente la experiencia y los conocimientos especializados tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Las normas abarcan todos los aspectos del ahorro de la energía y la calidad del agua y el aire. Establecen protocolos y métodos de medición normalizados. Su amplio uso ayuda a reducir el impacto ambiental de la producción y los procesos industriales, facilita la reutilización de recursos limitados y mejora la eficiencia energética¨.

Estamos de acuerdo con este mensaje y caben varias reflexiones: 

1.-La necesidad de la masificación del uso de las normas en los diferentes ámbitos de la sociedad más allá de un tema de certificación.

2.-La importancia de aprovecharlas para generar reglamentaciones técnicas obligatorias y políticas públicas.

3.- El aporte de estas normas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ONU)

Para el caso empresarial, es oportuno destacar, la existencia normas que le permiten hacer más rentable su negocio como la ISO 9001, la cual al mismo tiempo facilita acceder al comercio internacional.  También destacar, que se puede cumplir de mejor manera los requisitos legales de gestión ambiental y de seguridad y salud en el trabajo, empleando la Norma ISO 14001 e ISO 45001 respectivamente y como estás muchos otros estándares. Recientemente, se han desarrollado algunas normas, para la certificación de organizaciones que demuestren el cumplimiento de protocolos de BioSeguidad contra el COVID19.

Por todo ello, concluimos que las normas, son «Herramientas para el desarrollo» de una mejor sociedad y un mejor planeta. La invitación es a ser promotores y actores en el uso y creación de normas. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here