Y seguimos aportando ideas para el debate en el marco de la celebración del día Mundial de la Normalización (14 de octubre). Recordando que las normas son: «documentos aprobados por una institución reconocida que prevé, un uso común y repetido, reglas, directrices o características para los productos o los procesos y métodos de producción conexos, cuya observancia no es obligatoria». Le agregamos que las «Normas» son producto del consenso en la participación de sector privado, público, especialistas entre otras partes interesadas. 

Es importante diferenciar, que los entes o instituciones reguladoras de cada país, generan sus propias resoluciones, reglamentos, directrices, de carácter obligatorio, que en ocasiones toma como referencia la información de las «Normas». 

Existen normas de diferentes tipos y fines, por ejemplo, para normar fabricación, pruebas y ensayos de productos o servicios, para dictar directrices, o para sistemas de gestión con la opción de certificación, entre otras. Algunas de ellas de gran utilidad para generar confianza entre clientes y para el comercio internacional. Por ello, existe toda una infraestructura de organismos nacionales e internacionales en relación a lo que se considera la evaluación de la conformidad, respecto a estas normas, lo cual profundizaremos en próximos artículos.

Sin embargo, en esta ocasión quisiera dedicar unos comentarios a las Normas ISO de Sistemas de Gestión como la 9001 (calidad), ISO 14001 (Ambiente), ISO 45001 (Seguridad y Salud en el Trabajo) y así muchas otras, prevista para ser empleadas para certificación.

Estas normas plantean una serie de requisitos o buenas prácticas consensuadas por expertos y partes interesadas. Lo que más conocemos de ellas, es que nos ayudan a organizarnos para obtener mejores resultados y la importancia de documentar lo que hacemos y que son objeto de auditorías. Sin embargo, creo que hace falta poner el foco en algo que considero poco se le hace énfasis, me refiero al «Liderazgo». 

Y ¿cómo es esto? ¿puedo «normar» el «liderazgo»?  ¿interesante verdad?, hace falta más difusión sobre este tema, el cual es el «corazón» de cualquier sistema, organización o empresa. 

Liderazgo, es la capacidad de influir en otros para lograr resultados. Hoy vemos que existe muchísima información al respecto tanto en formaciones de universidades, centros educativos, desarrollo de emprendedores y empresarios, redes sociales, etc. El tema no es una moda, es una necesidad. Algunos la asumen y otros no, por ello, el éxito o el fracaso. 

Entonces aquí esta un punto de conexión importante que puede hacer ver el potencial de estas Normas. Ellas abren el compas para decir, que la aplicación de buenas prácticas para fortalecer el liderazgo forman parte de un sistema de gestión. Y dado que las Normas de este tipo, no indican el ¨como¨ dar respuesta a estos requisitos, aquí entra la infinidad de opciones que existen y que gradualmente, con el concepto de mejora continua, podemos ir incorporando, por ejemplo: Liderazgo centrado en valores, Coaching, Mentoring, Equipos de Alto Desempeño, Neuroliderazgo, Liderazgo Transformacional, Psicología Positiva, Mindfulness,  entre tantas opciones.

Por lo tanto, las ¨Normas¨ no están reñidas con estos enfoques que fortalecen el Liderazgo, al contrario son parte fundamental que un buen líder visionario y de mente amplia, es capaz de identificar, al comprender el verdadero alcance que nos brindan las Normas de Sistemas de Gestión ISO, así como otros estándares y modelos de Premios a la Calidad y Excelencia de carácter nacional e internacional.

Los invito a seguir profundizando en el fascinante mundo de las ¨Normas¨ y como ellas nos pueden aportar al logro de nuestros objetivos organizaciones y empresariales, sino también, a ¨proteger a nuestro planeta¨, el cual es el mensaje este año del día de la Normalización.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here