Con el nombramiento del  ingeniero químico Asdrúbal Chávez al frente Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la designación de Tareck El Aissami por primera vez, como ministro de Energía y Petróleo, el mayor reto de la estatal petrolera es el de reactivar operaciones para cubrir la escasez de gasolina presente en el país, producto de la paralización de todas las refinerías a nivel nacional.

Pdvsa tiene como reto reanudar la producción de gasolina en el craqueador catalítico de fluidos (FCC) de 86,000 b / d en Cardón, parte del Centro de refinación Paraguaná (CRP), cuya capacidad es de 305,000 b / d, y en la unidad FCC de 108,000 b / d en Amuay, cuya capacidad es de 640,000 b / d. El objetivo central es reactivar la refinería a más tardar el 15 de julio, dijo un gerente senior de dicho complejo al portal web Banca y Negocios.

El secretario de profesionales y técnicos de la Futpv, Iván Freites, explicó a Argus que en condiciones óptimas tomaría al menos seis meses restaurar los servicios industriales esenciales del CRP y reparar de manera segura las unidades clave, incluidas las dos FCC con una capacidad combinada de 194,000 b / d. Freites confirmó esta versión al equipo de Fedecámaras Bolívar. 

El objetivo de reiniciar la producción de gasolina  – entre el 30 de junio y el 15 de julio a más tardar – supone que las unidades de procesamiento complejas pueden ser reparadas por trabajadores con poca experiencia, quienes operan unidades que han estado fuera de servicio por hasta ocho años, dijo Freites. El suministro deficiente de agua, vapor y electricidad representan un “cuello de botella” persistente.

“Podrán arrancar la actividad en Paraguaná y producir algo de gasolina, pero se les volverá a caer; el proceso incluye muchos elementos de precisión, especialmente sensibles, y las instalaciones no cuentan con la tecnología necesaria”, dijo Antonio de la Cruz, director ejecutivo de la consultora Interamericana Trends al diario ABC de España.

No llegaron técnicos extranjeros

Según el portal Argus, citando a Iván Freites, “un puñado de técnicos iraníes que volaron para evaluar el complejo CRP no ha sido de ayuda porque no están familiarizados con las tecnologías patentadas por los Estados Unidos en uso en Cardón y Amuay”. En una entrevista realizada el día miércoles 3 de junio, por el equipo de Fedecámaras Bolívar, el Secretario desmintió dicha declaración asegurando que en el complejo CPR no hay ningún técnico extranjero; alegando que todos los trabajadores son venezolanos.  

Entre las condiciones que Freites considera necesarias para la restauración del complejo está la necesidad de abrirse al capital privado, que haya inversión con leyes que permitan a los inversores una garantía de que no van a perder su dinero como consecuencia de una expropiación. Restituir al personal altamente calificado es otra de las necesidades que deben ser cumplidas para llevar a cabo la debida producción y posterior comercialización, que sería cuando esa gasolina “salga por el pico de la manguera” a todos los vehículos de los venezolanos. 

«La inversión que se haga tiene que ser en las áreas prioritarias para asegurar la producción de gasolina lo más pronto posible; adecuando los precios a la economía, que de la mano con la restauración de la industria eléctrica nacional y gasífera; puede realizarse de manera exitosa». Freites cerró diciendo que la manera de que todo esto ocurra es a partir de la democratización del país con la salida de Nicolás Maduro del poder. 

Por su parte el secretario general de la Futpv, Federación petrolera y trabajador por 31 años en la refinería Puerto La Cruz, José Bodas, comentó que las refinerías están totalmente acabadas y se requiere de aproximadamente 250 mil millones de dólares para recuperar la industria petrolera a cabalidad. A diferencia de Freites, él no está de acuerdo con la privatización de la industria petrolera o empresa básica, debido a que “las transnacionales ya estuvieron acá y esa historia ya la conocemos”; alegando que no traerán nada bueno al sector industrial del país.

Se desconoce el precio actual del barril

Desde el pasado 8 de mayo se desconocen los precios del crudo venezolano, pues una de las medidas de la nueva junta directiva de Pdvsa es la de no informar el precio promedio semanal del barril. Ni en la página web del Ministerio de Petróleo, ni en la de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), se encuentra información sobre el resultado del precio del barril de petróleo. Desde hace tres semanas, el país desconoce este indicador que ahora se suma a las secretas estadísticas macroeconómicas oficiales.

La última vez que se contó con la cotización de la cesta de crudo venezolana fue el pasado 8 de mayo, cuando su promedio alcanzó 13,54 dólares por barril ($/b), reflejando un repunte de casi 4 $/b después de un descenso por tres semanas consecutivas. Según lo expuesto por el medio TalCual, de acuerdo a cálculos de expertos petroleros y páginas especializadas en la materia, el precio del barril venezolana habría cerrado la semana del 25 al 29 de mayo en 22,39 $/b.

Con este resultado, el precio promedio anual de 2020 se encuentra en 32,83 $/b, lo que significa una caída de 41% con respecto al promedio de todo el 2019 ubicado en 55,95 $/b. La cotización promedio es además, 77% más baja que la máxima anual que obtuvo a principios de enero, cuando rozó los 60 $/b.

Analistas advierten que este año, los ingresos por concepto serán 50% menores a los de 2019 cuando cerraron en $16.000 millones. Esta es quizás la principal razón por la que el directorio de Pdvsa, junto a los representantes del Ministerio de Petróleo, optaron por dejar de publicar la cotización del crudo.

Alex Saab estaría involucrado

Según el reportaje publicado por la periodista Sabrina Martín en el portal web de Panam Post, Alex Nain Saab, empresario colombiano, estaría detrás del negocio entre Venezuela e Irán que involucra el pago de oro a cambio de productos para producir gasolina.

Un reportaje de la agencia de noticias Bloomberg reveló que Saab viajó a Teherán con altos ejecutivos de Pdvsa para lograr un acuerdo en el que Irán envía aditivos, piezas y técnicos de gasolina a la nación sudamericana a cambio de oro. El sistema de oro por alimentos es un esquema de varias empresas multinacionales destinado a ocultar el flujo de dinero y bienes, dicen los investigadores.

“El oro se envía a Turquía y se convierte en efectivo, que paga los alimentos. Algunos alimentos se envían desde Turquía, según las personas involucradas en la organización de envíos, pero gran parte de ellos se obtienen en México. Antes de enviarlo a Venezuela, su valor se infla, lo que permite a las personas involucradas en el esquema obtener dinero de las transacciones”, explicó a Bloomberg el diputado Carlos Paparoni.

Asimismo, Saab fue identificado en investigaciones de Armando.info como uno de los beneficiados en la importación irregular de alimentos a sobreprecio para el programa estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Algunos economistas ven esperanza

“La designación de Asdrúbal Chávez como presidente de Pdvsa es acertada y es positiva. Él es un ingeniero y tiene más de 30 años de trabajo en la empresa. Solo lamento que allí no podrá hacer nada, sin recursos humanos y financieros”, argumentó Rafael Quiroz, economista especializado en materia petrolera, durante una entrevista para Efecto Cocuyo.

En realidad lo que parece inyectar más esperanzas en los especialistas petroleros es la salida definitiva del militar Manuel Quevedo, de cualquier función relacionada con la industria petrolera venezolana, quien estuvo al frente de Pdvsa y del ministerio desde el año 2017.

“La buena noticia es que el equipo de Quevedo ya no maneja Pdvsa. Durante el tiempo en que él estuvo al frente, la caída de producción petrolera fue superior a 120.000 barriles. Cada mes que estuvo ahí Venezuela perdió 50.000 barriles diarios de su producción”, recalcó el economista Luis Oliveros, en entrevista para Efecto Cocuyo.

El especialista Quiroz también celebró que estas dos nuevas designaciones en la alta esfera petrolera nacional volvieran a separar la función de la Presidencia de Pdvsa y el Ministerio de Petróleo y Minería en dos personas diferentes. En especial porque es “una unificación de cargos que nunca debió haber ocurrido y que ha sido muy perniciosa para la industria”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here