Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, aseguró que ante la preocupación por el futuro incierto de las pequeñas y medianas empresas, estarán brindando las herramientas necesarias para orientarlas de modo que logren sopesar este periodo de crisis, sin la necesidad de caer en la quiebra. 

Estas herramientas se estarán brindando en confluencia con el resto de las cámaras de comercio regionales y sectoriales del país, para que las empresas logren aportar en el trabajo diario que se pueda realizar desde casa o tratando de abonar en los planes futuros cuando cese la cuarentena. 

Capozzolo advirtió que debido al impacto de la crisis del coronavirus, en mayo las empresas pequeñas necesitarán ayuda para mantenerse, y por ello es importante que los empresarios vayan construyendo las estrategias, que los ayuden a definir el camino.

Flexibilizar pagos sería una opción

El economista y miembro del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice), Óscar Torrealba, explicó que cualquier herramienta que pueda ayudar a cualquier negocio a salir adelante en una crisis tiene que ver con apoyo monetario. 

Sin embargo, comentó que al ser complicado dicho apoyo, lo más factible es permitir flexibilizaciones financieras que permitan a las pequeñas y medianas empresas tener holgura para cancelar sus cuotas de pago, sin que eso conlleve ningún tipo de despago o falta de compromiso con los bancos. 

Tal medida es porque los bancos están dejando de obtener recursos y de alguna forma puede comprometer a quienes ofrecen esos fondos monetarios, es decir, la banca no presta dinero que es suyo, sino de sus depositantes. Por ello, hay que ver la posibilidad de que el relajar las condiciones de pago, no afecte a quienes ofrecen esos fondos disponibles; siendo la banca un intermediario para ello. 

El tiempo para el pago de deudas es algo que hay tener muy en consideración para que los negocios puedan mantenerse operativos luego de la pandemia.

El trabajo virtual no es factible para todos

Torrealba reafirma que hay costos que no se pueden evitar. Comentó que hay sectores como el turismo que es imposible hacerse de manera virtual, teniendo un impacto inevitable. Así como el turismo es uno de ellos, el sector automotriz, electrónico, estético, entre otros, son fuertemente afectados por la pandemia. 

Por otra parte, hay sectores que se han visto muy beneficiados por la crisis pandémica, como es el caso de los negocios que venden comida, asegura el economista. Estos negocios han hecho mucho dinero durante la pandemia, pero no porque la gente coma más, sino porque la gente almacena más alimento por el miedo a que los anaqueles queden vacíos en un futuro. 

Los únicos sectores que pueden migrar al teletrabajo son aquellos que están relacionados a los servicios, afirmó Torrealba. Con respecto a los sectores prioritarios que no están incluidos en el confinamiento, no hay problema alguno, porque pueden mantenerse trabajando con fluidez. 

El miembro de Cedice, aseguró que las únicas medidas no monetarias para ayudar a los comerciantes durante la crisis, son las recomendaciones que instituciones financieras y personas conocedoras del tema, puedan suministrar. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here