Según cifras de la Asamblea Nacional (AN), única institución oficial dentro del país que calcula la variación de los precios, ante el retraso de las cifras oficiales que debe suministrar la administración de Nicolás Maduro, hubo una desaceleración de la inflación en agosto de 25,04%.

La desaceleración se hace en comparación con la estadística del mes de julio, en el que los precios habían subido un 55,05%. La causa del aumento durante agosto obedeció a un menor gasto público en el mes, dijo a periodistas del medio Infobae, el diputado Ricardo Aponte, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento venezolano.

Pese a la desaceleración de los precios en el octavo mes del año, el país continúa en hiperinflación, agregó Aponte. El economista Jesús Casique y director de Capital Market Finance, aseveró a través de su cuenta de Twitter @jesuscasique1, que Venezuela tiene una hiperinflación acumulada de 34 meses seguidos, un default de 34 meses y una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 27 trimestres.

Inflación acumulada aumentó

El economista Manzour Mezzoni explicó que, a pesar de que la inflación en agosto registró una desaceleración, la inflación acumulada en ocho meses se incrementó a 1.079% mientras que la interanual se ubicó en 3.078% para el nueve de septiembre.

“El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se situó en 25,04%, lo que representa un descenso de 30 puntos porcentuales en comparación con el indicador reportado en julio, cuando se ubicó en 55,5%”, aseveró.

En este período, los rubros con mayor variación fueron vestidos y calzado, que aumentaron 43%, así como bienes y servicios diversos, que registraron un incremento de 42%. En cuanto a alimentos y bebidas no alcohólicas, la inflación fue de 24,01%.

Teniendo en cuenta dicha cifra, para comprar la canasta alimentaria familiar durante el mes de agosto hacía falta 67 millones de bolívares o 231 dólares, según el tipo de cambio promedio de ese mes. Por su parte el sueldo mínimo mensual del venezolano se ubica a día de hoy en menos de $1 dólar americano, haciendo imposible para muchas familias costear la canasta básica.

No hay nada positivo

Siguiendo con su explicación, Mezzoni, comentó que “la variable más destacada, para el mes de agosto, es motivada por la cantidad de transacciones en moneda extranjera que se realizaron en ese periodo. Son pocas las actividades económicamente activas que están moviendo poco el sistema financiero en bolívares”, razón por la que no existe ninguna acción en los pagos de bienes y servicios en la moneda venezolana.

Aunado a esto, recalcó que “la desaceleración de la inflación no significa que exista alguna mejoría en la economía, al contrario, se interpreta como una disminución drástica del consumo, del poder adquisitivo”; dicho de otra forma: “destrucción de la clase media”, de acuerdo a la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi).

De acuerdo a las proyecciones del Inpc de septiembre de 2020, el índice de precios al consumidor cayó, siendo la tasa de variación anual del mismo de 1.813,1%, 3639 décimas inferior a la del mes anterior. La variación mensual del IPC (Índice de Precios al Consumo) ha sido del 27,9%, de forma que la inflación acumulada en 2020 es del 844,1%.

“Hay que destacar la subida del 55,7% de los precios de comunicaciones, hasta situarse su tasa interanual en el 2.489,5%, que contrasta con el descenso de los precios de menaje del 17,3%, y una variación interanual del 2.118,4%”, afirmó el economista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here