Inicio Economía Reducción de la emisión de billetes por el BCV

Reducción de la emisión de billetes por el BCV

La Asociación Bancaria de Venezuela sostiene que, ya en 2019, 98% de las operaciones se realizaron por canales digitales, sin embargo hay millones de personas que necesitan efectivo y el Banco Central de Venezuela (BCV) prácticamente ha detenido la emisión de billetes

63
0

Según el más reciente reporte emitido por la autoridad monetaria, correspondiente a abril, el número de piezas de billetes de 100, 200 y 500 bolívares no ha aumentado en los primeros cuatro meses del año. De hecho, los billetes y monedas en circulación apenas representan 4,95% de la liquidez monetaria, al corte del 8 de mayo.

Henkel García, director de Econométrica, aseguró que la cifra de 4,95% emitida por el BCV, debería ser de un 12% si Venezuela se encontrara en una situación económica adecuada y no bajo la hiperinflación más alta del mundo, lo que corrobora la existencia de una escasez de efectivo en el país. En 2018 y 2019, la proporción de billetes y monedas de la liquidez monetaria promedió 7,5%

Si se parte de la población estimada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 32,22 millones de habitantes, se tiene que de los billetes de 50.000 hay solo 2,19 piezas por habitante; de las unidades de 20.000 circulan solo 2,04 piezas por habitante; mientras que de 10.000, está disponible menos de 1 billete por habitante.

García comentó que problemas de importación de billetes e insumos para fabricarlos acá también tienen relación con el problema. “Van alrededor de 4 – 5 años en donde los billetes no han sido producidos en una proporción igual a la del bolívar; llegando a una cifra de efectivo menor a la de un dólar por habitante y que en corto plazo no se va a solucionar; siendo el dólar la moneda que hoy en día predomina ampliamente cuando el venezolano paga  algún producto o servicio en efectivo” afirmó.

Cantidad de billetes en la actualidad

Según la data, hay 874,8 millones de piezas de 100 bolívares en circulación desde julio de 2019. Las 736,1 unidades de 500 bolívares no han aumentado desde septiembre, mientras que el número de billetes de 200 bolívares se ha mantenido inalterable en 381,6 millones, también desde el noveno mes de 2019.

En cuanto a la extensión del cono monetario, la emisión de nuevas piezas se ha reducido a variaciones mínimas. De hecho, los billetes de 50.000 bolívares en circulación apenas llegan a 70,8 millones de piezas en abril, En los primeros cuatro meses del año, se han añadido 20,5 millones de unidades, un crecimiento de 40,75%. Esta denominación es la que más circula.

En el caso de los billetes de 20.000, el número de piezas llega a 65,6 millones. En lo que va de año, se han incorporado solo 8,9 millones de piezas, un incremento de 15,69%, al tiempo que de la denominación de 10.000 bolívares hay 32,1 millones de billetes en circulación. Entre marzo y abril, el aumento fue de 100.000 piezas, y en los primeros cuatro meses del año se han incorporado 3,6 millones de piezas de este valor.

Cuando se realizó la reconversión monetaria de 2007, se planificó que hubiera alrededor de 47 piezas circulantes por habitante, para lo cual se gastaron 77 millones de dólares, según la data del economista, José Guerra.

Los pagos en dólares son más comunes

Para el director de Econométrica hay dos fenómenos, primero la cantidad de dinero electrónico y en efectivo que circula en la economía venezolana es bastante pequeño; con una liquidez que solamente alcanza “500 y tantos millones de dólares. “Hoy en día tenemos la convivencia de una liquidez en dólares y otra en bolívares”, aseguró; añadiendo también que si tomamos en cuenta todo lo que circula en dólares para pagos de transacciones diarias y comunes y lo comparamos con la liquidez en bolívares; podría llegar a ser fácilmente una proporción de liquidez 4 a 1 (la gente está utilizando mucho más el dólar).

 En relación a la posibilidad de que el efectivo desapareciese para siempre, García comentó que “el efectivo aún no está listo para ser desplazado por los pagos digitales, puesto que todavía no hemos alcanzado un nivel de tecnología donde pagar de manera electrónica sea más rápido”. Hay transacciones que son mucho más fáciles con el efectivo como por ejemplo el pago de la gasolina, que a falta de bolívares en efectivo se hace con dólares, lo cual describe como una “gran contradicción”.

Confiar plenamente en lo digital en un país como Venezuela, con fallos en las plataformas de telecomunicación, electricidad y comunicación, no es lo más adecuado debido a que no brinda ningún tipo de seguridad a los ciudadanos a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de operaciones

El dólar no llegó para saciar la escasez

La llegada del dólar a Venezuela no ha sido tanto por la escasez de efectivo – aunque lo ayuda- sino por el mismo fenómeno de hiperinflación, alegó Henkel García, quien colocó como ejemplo de ello a las economías de Ecuador, Perú y Bolivia.

No hay menos billetes, las cosas van subiendo y la producción de estos no van a la par, generando la sensación de que faltan más, pero sin tomar en cuenta que todos los precios aumentan y la liquidez y el efectivo no suben a la par de la inflación, quedando prácticamente estancados. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here