Inicio Opinión y Ensayos Reto de la reincorporación laboral durante el COVID-19

Reto de la reincorporación laboral durante el COVID-19

106
0

Varios países han anunciado la reincorporación gradual de algunas actividades de la economía, cumpliendo una serie de protocolos de prevención y control, sabiendo que no existe aún la vacuna contra el COVID19. Hemos visto por las redes sociales, ejemplos de restaurantes, líneas áreas, aeropuertos y empresas que ya están mostrando como reiniciarán sus labores. 

Las medidas comunes están centradas en el distanciamiento, el uso de tapabocas y el lavado de las manos, que por cierto, son las que están al alcance de la mayoría, ya que otras medidas más sofisticadas requerirán posiblemente mayor inversión.

Verdaderamente un gran reto, porque implica el cambio de hábitos de trabajo y algunos estudios indican que el ser humano tarda hasta 21 días en implantar un nuevo hábito. El gran filósofo Aristóteles decía «Somos lo que hacemos día a día, de modo que la excelencia es un hábito».

Ahora, cada sector sea privado o público y del tipo de actividad que desarrolla, implica situaciones y retos diferentes. De lo que se trata es de «minimizar la probabilidad de contagio», ante el peligro del COVID-19. El pasado 28 de abril se celebró el día mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, dedicado al aporte de esta disciplina en combatir este peligro. 

Y es que la reincorporación laboral en las empresas o instituciones, implica que las medidas sanitarias estén destinadas a la salud. Imagínense el riesgo que surge: «Contagio de todos los trabajadores de una empresa», esto sería peor que haberse quedado en casa.

Por ello, la etapa que viene, además de inédita, será un gran reto, pero estoy convencido que el aprendizaje será enorme desde muchas perspectivas, ya que la disciplina es un hábito fundamental, que si se logra tomar conciencia de ello, el éxito está asegurado. 

Se trata de convivir con el riesgo de contagio. Aquí es donde hace falta el liderazgo de los dueños de empresas, gerentes y supervisores, con el apoyo de sus departamentos o servicios de seguridad y salud en el trabajo, para lograr el cumplimiento de las medidas y controles de prevención el riesgo de contagio de manera consciente, lo cual garantiza el cambio de hábito.

¿Cuáles serán los principales aprendizajes? A mi juicio, que todo tipo de riesgo requiere de disciplina, liderazgo, toma de conciencia y claridad de medidas a tomar. Allí está el secreto, visto desde una situación extrema como la del COVID-19. Es como presentar un examen con el mayor grado de dificultad posible.

Si queremos prevenir y controlar en el futuro el impacto de otro tipo de riesgos, la fórmula es la misma, y no sólo para otros tipos de riesgos biológicos como el COVID-19. Por ejemplo, el contar con un plan de continuidad del negocio o de las operaciones, ante escenarios complejos como éste u otros. Especialistas afirman que, la mayor parte de los riesgos se pueden identificar y prevenir y que un porcentaje bajo de estos, corresponde a escenarios, también conocidos como «Cisne Negro» (dado que es muy raro verlos). 

En conclusión, saldremos fortalecidos de este reto. Aprenderemos que la fórmula es la misma:  disciplina, liderazgo, toma de conciencia y claridad de medidas a tomar, para muchos ámbitos de la vida laboral, empresarial, personal y como sociedad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here