En esta 3ra parte de ponencias en la 76° Asamblea de Fedecámaras, contó con la presencia de Mark Freeman, fundador y director ejecutivo del instituto para transiciones integradas (IFIT), el tema estuvo enfocado en ¿es posible lograr una transición sin inclusión? pregunta importante para muchos venezolanos hoy en día.

Freeman señaló durante su intervención que las lecciones aprendidas de otros países a través de muchos diseños de negociación, demuestran que para tener una inclusión más estable para un país en general, es necesario incluir procesos como la negociación, los consensos políticos y la aceptación de ciertas reglas de juego entre las partes involucradas.

Para conseguir una transición pacífica, constitucional e incluyente en Venezuela, se debe tomar en cuenta un elemento importante, la centralidad desde la visión local, la que creará consenso dentro de la propia comunidad. 

Importancia de un nuevo contrato social: ciudadanos vs. Estado

La relación entre los ciudadanos y el Estado es primordial en estos procesos, ya que para lograr una transición de calidad es necesario la reconstrucción de la sociedad, por ello hay que entender la importancia de las relaciones horizontales entre los diversos grupos de la comunidad. Freeman señaló que de hecho las transiciones más exitosas muestran 2 tipos de contrato social: el vertical que se basa entre una reformulación y reafirmación de un contrato social entre ciudadanos y Estado, que incluye por ejemplo: elecciones libres pero también reglas de juego que tienen que existir para que una democracia funcione.

Las reglas de juego no son solo es para que las elecciones funcionen, sino para que el Estado pueda funcionar y se creen espacios de diálogo horizontales entre grupos de adversarios; eso tiene que ver con un momento de crisis de alta polarización.

“Si uno no busca a través de muchos espacios y mecanismos superar esta polarización horizontal en los distintos grupos, difícilmente se puede crear el contrato social vertical que hace falta”, afirmó. El contrato horizontal y vertical necesitan una atención muy alta para resolver sus diferencias y lograr acuerdos para crear las condiciones necesarias para crear transiciones exitosas, “esto se debe a las narrativas que existen en la sociedad sobre quiénes son los malos y quiénes son los buenos” aseveró. 

Al final también hace falta la creación de una narrativa incluyente para crear una dinámica sobre el cuadro en torno el cual la sociedad y el Estado se entienden y se organizan.

“Un claro ejemplo de esto se ve en la historia de Sudáfrica, que durante un contexto de crisis y transición el gobierno de Nelson Mandela en el 90, utilizó la narrativa de un país unido, que fue de suma importancia para crear un horizonte y un vocabulario para un momento de altísima fragmentación y fractura” comentó Freeman; en esta narrativa de un país arco cielo se ofrecía, a todos los principales grupos, una manera de identificarse de otra manera, la cual fuese unida entre su diversidad. 

Estos son elementos estructurales necesarios y útiles para tener una transición incluyente que permite tener estabilidad, gobernabilidad y prosperidad. 

Confianza entre los diferentes actores

Colette Capriles, politóloga, en este conversatorio considera que Venezuela está en procesos dinámicos con retrocesos y avances, y considera que la situación actual en el país y la proyección que tiene a largo plazo, en el aspecto político esta quebrada, debido a que no solo se habla de actores políticos sino también de aquellos que interactúan en la sociedad, como lo es una organización de la sociedad civil, una organización de carácter empresarial; por ello preguntó:

¿Cuáles son los mecanismos de confianza que podemos desarrollar en Venezuela para recuperar esos vínculos entre lo político, lo social y el ciudadano común que nos permitan acelerar los consensos sobre los cuáles puedan plantearse los cambios políticos en Venezuela?

A su vez, la politóloga señaló que los venezolanos están unidos por el sufrimiento, la demanda de cambio político y la re-institulización; Freeman aclaro que es necesario recordar la importancia de una entidad, en este caso, el gremio empresarial sin duda debe ocupar un rol proactivo en la formulación de las condiciones para crear ese contrato social, con ese vocabulario incluyente para la población. 

“Muchas veces en las formas se subestima la importancia” señaló Freeman, lo que reduce así polarización y conflicto a un tema “¿del que?” y no “¿del cómo?”, pero el cómo en realidad es aún más importante que el qué, ya que solo se puede resolver la polaridad de una manera de calidad; aquí es donde el gremio juega un papel fundamental, aportando respuestas inmediatas y viables, lo que se conoce como el mecanismo de respuesta ante determinada situación, creando espacios y reglas de juego, lo que Freeman afirmó como:

“Estas posibilidades nos enseñan la construcción de soluciones que pueden generar directamente entidades como Fedecámaras y otros”

Ahora, la creación de confianza para el Dir. Ejecutivo de IFIT es el dominio de la negociación en áreas como política y paz, donde se deben considerar las garantías que para cada parte son importantes cuando se trata de conflictos políticos armados; resaltando así que lo necesario para crear una transición incluyente, es “cambiar un poco el chip en cuanto a lo que es posible y la forma en que tratamos con nuestro adversario”, esto influye en la creación de un centro de gravedad en donde tengan lugar las conversaciones que debe un país o actores en conflictos. Al final de todo, “si el proceso y el acuerdo no es aceptable para la población se ha perdido el tiempo” destacó.

“La soluciones empiezan con la creación de mecanismos y espacios que conducen a conversaciones con cordialidad, objetivos claros, con mínimos de legitimidad y siempre es mejor si tienen lugar desde lo local”

Mark Freeman

Para lograr espacios de confianza entre los contratos sociales, es fundamental tener espacios de debates sobre temas nacionales que son sensibles para la comunidad, donde se pueda aumentar el entendimiento entre los adversarios tomando en cuenta a las víctimas y los involucrados; destacando la responsabilidad que tiene cada acto y la respuesta que se de, “no hay claro ganador, ni perdedor, pero se necesitan crear vocabularios para que exista una cohesión y haya más prosperidad para todos” puntualizó.

Obstáculos en el proceso de transición

El politólogo John Magdaleno, enfocó su intervención hacía ¿cuáles son los principales obstáculos actuales para una transición hacia la democracia en Venezuela?, ya que el contexto que se vive en el país no se encuentra en un proceso de transición hacia la democracia, porque hay factores que no permiten que el proceso se dé fácilmente. 

Freeman, en esta sesión señaló desde su propia perspectiva qué “se sabe que hay formas de solucionar las cosas porque es realmente parte de la esencia de su propia historia”, acotando así que Venezuela tiene un pasado el cual ha superado de diferentes maneras, en las cuales se puede apreciar las propias fortalezas y debilidades de la sociedad y la nación en sí, por ende, es primordial entender lo que ha ocurrido para dar soluciones efectivas:

“Lo que yo veo yo, es una sociedad qué es un factor muy negativo, hay un crisis gigantesca humanitaria, social y económica muy grave. En principio, debe en términos positivos facilitar soluciones y salidas, porque cada sociedad llega en un momento dado a su límite y viendo ese tsunami económico y humanitario que afecta el país desde hace daño ”

Freeman también afirmó que la sociedad civil debe estar en debates entre los diferentes actores de la sociedad que están comprometidos con la misma, que vean la necesidad de las personas, así como lo hace Fedecámaras que promueve el debate y las soluciones para tan crítica situación; “esto, en un momento dado, puede convertirse en un factor clave de cambio” afirmó, el espíritu venezolano trata de seguir con cierta resistencia y no aceptar todo lo que ocurre.

Venezuela ha superado muchos momentos de crisis en su pasado reciente y en su pasado histórico y casi siempre desde lo local, afirma Freeman.

Una arista importante y que no podía faltar para el politólogo Magdaleno, era: ¿La polarización es un factor inhibidor para la transición?, ya que en el país la sociedad está bastante dividida por partidos, lo que Freeman respondió como:”la comunidad internacional tiene su propia polarización, razón por la cual tiene sus propios conflictos políticos y geopolíticos” y señaló que la propia comunidad internacional tiene sus propios obstáculos como cada país.

De este modo, aclaró que difícilmente se puede imaginar una forma de salir de esta crisis, puesto que fuera de Venezuela existen conflictos entre muchos países aliados de un lado u otro del país, por ende, entre ellos no se ha acordado una negociación pacífica para salir de la situación política existente y haya una posibilidad de cambio. 

Si los actores internacionales no superan los problemas de peso es muy difícil que puedan intervenir o mediar en el contexto venezolano (…) Venezuela no debe esperar a que ellos se arreglen, sino que a través de ellos se pueden lograr consensos que correspondan a las garantías e intereses que necesitan esos actores internacionales.

Mark Freeman culminó su intervención con que para lograr un proceso de transición en el país es necesario involucrar a la sociedad y sus diversos grupos, creando así diálogos y debates que permitan entender las necesidades la comunidad, lo que les afecta y los que le preocupa. La historia venezolana nos enseña lo importante que es disfrutar la paz, y perderla va a ser un alto costo para los venezolanos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here