Inicio Economía Situación de las pequeñas y medianas empresas en cuarentena en Venezuela

Situación de las pequeñas y medianas empresas en cuarentena en Venezuela

Según cifras arrojadas en la encuesta de Coyuntura Industrial del 1er. Trimestre de 2020. la capacidad operativa de la manufactura venezolana desciende hasta 18.1%.

287
0

El Centro de Comercio Internacional y la Organización Mundial del Comercio (OMC) señala que un 55% de las pymes dicen estar «gravemente afectadas» por la crisis sanitaria y económica a nivel mundial, un porcentaje que se inclina más hacia la pequeña empresa, entre las cuales destacan la industria no alimentaria, el comercio mayorista y minorista y el sector transporte.

En la última encuesta realizada por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) respecto al 1er trimestre del 2020, se puede evidenciar que el 68% de las PyMes se encuentra en una situación económica mucho peor que en el 2019, debido a los excesivos tributos fiscales, la falta de combustibles y la poca facilidad de adquirir los servicios básicos necesarios, lo que demuestra la situación crítica e inestable que atraviesa el la pequeña y mediana empresa a nivel nacional. 

Adán Celis, presidente de Conindustria Venezuela, explicó al equipo de Fedecámaras Bolívar que esta última encuesta de Coyuntura Industrial de Conindustria, refleja que el sector de las PYMES sigue siendo el más afectado, tanto por la difícil coyuntura económica que se vive como la paralización de la actividad productiva como medida para minimizar el contagio de Covid-19 entre la población. 

Estados de la pequeñas y medianas empresas

El sector se encuentra con determinadas limitaciones que han golpeado sus ingresos y se ven reflejadas en las pérdidas que han tenido, las ventas que han bajado, la mano de obra especializada que hace falta, entre otros. Algunas empresas se han visto paradas temporalmente y otras quizás podrían cerrar, la situación cada vez se agudiza más y el panorama no es claro a largo plazo para estas industrias.

Celis señaló que sin duda alguna, no solo las PYMES sino las empresas en general, más allá de poder sufrir un cierre se encuentran con el dejar sin sustento a cientos de familias venezolanas, que dependen de esos ingresos para poder subsistir. No solo enfrenta la pérdida de declararse en bancarrota sino también se pierden cuotas de mercados y la posibilidad de que los consumidores dejen de tener al alcance de su mano, productos de alta calidad como los elaborados en Venezuela.

Por su parte, en Bolívar el 90% de las empresas están paradas mientras que el otro 10% se encuentra en capacidad operativa afirmó José Ángel Bruzual, presidente de Camindustrias Bolívar. Las empresas que están paralizadas siguen de igual forma pagando nómina y a la espera de su reactivación, el mercado de estas PYMES dependía de las empresas básicas y sectores como: construcción y petróleo.

Al estar parados estos tres sectores de la producción, las empresas han tenido pérdidas económicas y de personal que se ha vuelto difícil de recuperar, sus mercados puede que no sigan existiendo por la caída del aluminio y el acero. Solo el sector briquetero y minero sobreviven porque aún tienen demanda en producción aunque este segundo trimestre del año ha sido menos favorable y se ha vuelto más difícil que el anterior. 

Bruzual añade que las pequeñas y medianas empresas dependen de uno o varios clientes locales y regionales, al no tener acceso a estos se ven afectados y su producción también. Por ser PYMES tienen limitaciones para recibir recursos financieros, lo que se traduce en dificil inversión para nuevas tecnologías que les permita entrar al mercado y las nuevas tendencias, el nuevo orden a nivel mundial.

Panorama post Covid-19

La mayor parte de rubros se han visto seriamente golpeados, unos más que otros, hay rubros específicos como el metalmecánico, calzado, textil, entre otros que han sufrido mucho más pérdidas. El panorama post Covid-19 se estima que dejará grandes pérdidas y la recuperación de este sector será más difícil que antes cuando solo existía coyuntura económica. 

El presidente de Conindustria, Celis aseguró que el panorama será extremadamente difícil, con una economía seriamente afectada y sin aplicar correctivos necesarios, no se vislumbra recuperación a corto plazo para las PYMES, «los industriales tenemos fe y esperanza en que las condiciones del país pueden llegar a mejorar de manera radical y de esta manera podemos seguir aportando para la reconstrucción de un país, que requiere urgentemente de apoyo desde todo punto de vista», aseveró.

Para poder subsanar la crisis que atraviesan las empresas y poder recuperarse a largo plazo, Celis expone que se debe aplicar un cambio radical en las políticas económicas y tener incentivos fiscales, como la derogación de instrumentos legales que atentan contra la estabilidad del sector productivo del país. Se deben abrir fuentes de financiamiento que brinden oportunidades a las empresas para volver a operar y así la economía pueda salir de la crisis en que está sumergida.

“Buscar mecanismos que coadyuven a mejorar el ingreso y la calidad de vida de los venezolanos, para así comenzar a reactivar el consumo. En fin. Todo pasa por un cambio político, para que luego se pase al institucional, se recupere la confianza (que es la palabra clave) y regrese los inversionistas al país” concluye Adán Celis, presidente de Conindustria Venezuela.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here