Inicio Gremios Un nuevo mercado para el vendedor ambulante: las colas de gasolina

Un nuevo mercado para el vendedor ambulante: las colas de gasolina

76
0
Vendedores ambulantes Puerto Ordaz

Aún sin cifras registradas, el ciudadano común puede evidenciar el aumento del comercio informal en las calles de Ciudad Guayana


De acuerdo con un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2020, la tasa de desempleo en Venezuela es de 53,8%; convirtiéndose en la más alta a nivel mundial. Esto ocurre debido al salario mínimo, que es de 10 millones de bolívares, es decir, $2,44$ al mes.


La precariedad de la situación obliga al venezolano a buscar otras alternativas de negocios para adquirir ingresos que sostenga a su familia y cubra sus necesidades; siendo la alimentación la principal. La falta de salarios justos que se adapten a la realidad y la hiperinflación hacen que el ciudadano común recurra a la economía informal; aumentando así la existencia de vendedores ambulantes y emprendedores en las redes sociales.


Las colas de gasolina son la nueva alternativa del guayanés


Las colas de gasolina se han convertido en un espacio para comercializar informalmente ciertos productos, tales como: helados, desayunos, café y cigarros, entre otros, que para el ciudadano desempleado es una entrada de dinero.

Un análisis regional


El economista Marco Tulio Méndes señaló, un estudio realizado por el Centro de Investigación de la Universidad Católica Andrés Bello Extensión Guayana, reflejaba para el año 2006 y 2016 que el comercio informal en Ciudad Guayana rondaba entre un 40% y 50%, siempre siendo mayor en San Félix que en Puerto Ordaz.


La realidad de la situación es que, a pesar de que algunos se vean favorecidos, otros son afectados por la cola de gasolina que está frente a sus negocios.

Los dueños de negocios que tienen la misma frente a sus establecimientos declararon que sus ventas han disminuido debido a que algunos clientes ya no llegan a sus locales por el poco espacio que hay en la avenida para estacionarse o circular y temen que sus vehículos sean chocados.


Una vendedora ambulante del lugar, declaró que vendiendo productos como cigarros y café logra obtener algo de efectivo y con eso se sustenta; tras cerrar la empresa en la trabajaba, optó por vender en una cola de gasolina que llega a beneficiarla cuando los que pasan la noche en la cola le compran en la mañana café y cigarros para mantenerse despiertos.


El comercio informal afecta a la economía


Marco Tulio Mendés resaltó que el comercio informal «afecta de distintas maneras; afecta al que tiene un negocio formal porque le quita las ventas con productos que muchas veces son consecuencia del contrabando o que no pagan impuestos. Entonces, como no están formalizados evaden una serie de pagos de carácter fiscal y pueden colocar el producto a más bajo precio de manera ideal”.


“Desde la parte ornamental de la Ciudad lo que hace es que no permite una adecuada organización y distribución de lo que son las distintas actividades económicas, porque muchos de ellos son vendedores ambulantes, de calle, no tienen un local y por consiguiente su misma condición de ventas a destajo no tienen otro tipo de beneficios y eso les da una desventaja con respecto a cualquier otro ciudadano que trabaje en el sector formal de la economía”, reconoció.


Si se realizan de la manera adecuada, estos negocios pueden ser beneficiosos tanto para el individuo que los crea, como para quienes se convertirán en sus clientes. Claro está que deben realizarse con la debida formalidad legal que ameritan para que acaben generando un mayor impacto a nivel nacional al aportar al Producto Interno Bruto (PIB).

Empezar a emprender, puede ser una opción que a largo plazo permita disminuir los índices de desempleo y proporcione puestos de trabajo para quienes lo deseen.


Si como ciudadano se desea aportar a la economía del país, es necesario tomar en consideración las medidas legales que implican llevar a cabo un negocio.


La actividad comercial es la que sostiene la economía hoy


Para el economista, “en este momento la actividad económica del país gira en todo lo que tiene que ver con la actividad comercial; por eso es que Fedecámaras, Asocomercio, Consecomercio, y las Cámaras de cada ciudad, como CamCaroní, deben tener como principal objetivo la reactivación del sector económico; porque en este momento es la actividad de los comercios lo que mueve la economía”.


“Ya no es como en el 2013 – 2016, ahora sí encuentras los productos, cualquier marca, cualquier presentación
; el problema son los precios, porque estamos en este momento en hiperinflación”, explicó.


Mendes comentó que el abastecimiento de los comercios se está dando a través de la importación, porque la producción nacional está en su mínimo. Esto lo relacionó con la petición de Fedecámaras sobre que el sector transformador; aquel que realmente fabrica; genere bienes no solo para importar sino para abrir la posibilidad de que se puedan fabricar en el país productos nacionales. “Eso también colaboraría con el Producto Interno Bruto y, también en ese sentido, generar más empleos. A medida que tú produces más, necesitas más mano de obra”, aclaró.


Finalmente, añadió que “dado que la administración de Nicolás Maduro no tiene suficientes dólares en sus arcas del Banco Central, entonces, ha visto en el sector privado la posibilidad de darle un chance para que sea el que reactive la economía nacional”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here