Inicio COVID-19 Una nueva ola de Covid-19 podría afectar la economía a nivel mundial

Una nueva ola de Covid-19 podría afectar la economía a nivel mundial

Las áreas comerciales, industriales y laborales han sufrido los efectos colaterales que ha dejado la pandemia, un nuevo brote de Covid-19 podría hundir la economía mundial hasta un -4.9%.

111
0

Diferentes países se encuentran en una recuperación interna y económica en los diferentes rubros después de cuatro meses de confinamiento, con 15 millones de casos en el mundo de Covid-19 y una posible nueva ola, la economía podría hundirse mucho más. Según la última actualización emitida por el Fondo Monetario Internacional (FMI) se estima que la caída a nivel mundial de la economía podría descender un -4,9%.

Por primera vez en la historia, todas las regiones del mundo se encuentran en un proceso de recesión, lo que el FMI traduce como una caída ahora que posterior traerá consigo una recuperación gradual. El PIB en América Latina y el Caribe para este 2020 llegará a un -9,4%, que para 2021 se estima una recuperación del 3,7% en los diferentes sectores económicos.

El que exista una desaceleración económica aumenta los niveles de desigualdad en el mundo, ya que las mujeres y los trabajadores informales poco o no remunerados, se ven más afectados por el desempleo. Para la recuperación mundial es necesario una cooperación multilateral sólida en múltiples ámbitos, se necesita con urgencia liquidez de respaldo para los países que enfrentan crisis sanitarias y déficits de financiamiento externo.

¿Cómo se encuentra el mercado financiero?

Los países desarrollados y subdesarrollados pueden ver su recuperación a mediano plazo pero países del tercer mundo ven caer su economía de manera exponencial y sin retorno alguno. Los países solo podrán notar los cambios de sus ingresos monetarios según las medidas de control sanitario que han tomado.

Las economías con tasas de infección bajando, según el FMI cuentan con una recuperación contemplada en mantener el distanciamiento social persistente a medida que nos adentramos en el segundo semestre de 2020, su mayor daño se puede ver reflejado en la oferta de mercado debido a que la actividad productiva ha cesado a raíz del confinamiento. 

Por su parte, en las economías con bajo control en las tasas de infección, se recomienda un confinamiento más prolongado causará más daños a la actividad comercial, industrial y laboral. Este pronóstico presume que las condiciones financieras, que se han explicado desde la publicación del informe WEO de abril de 2020 se mantienen hasta junio de este mismo año.

Los precios en el mercado y en las industrias han sufrido una caída a principios de este año, mientras que las tasas de interés de referencia han disminuido, lo que provoca un cambio en las condiciones financieras señala el Informe sobre la Estabilidad Financiera Mundial de junio de este año.

Las medidas adoptadas por los bancos centrales para abordar la fuerte tensión que hay en el mercado, marcando así una actitud dentro del mercado y los mercados emergentes. En un entorno de gran incertidumbre, se observa una desconexión entre los mercados financieros y la evolución de la economía real, lo que refleja una vulnerabilidad que podría poner en peligro la recuperación si el apetito por el riesgo de los inversionistas se desvanece.

Otra vulnerabilidad de la economía debido a la pandemia de Covid-19, serán los elevados niveles de deuda inmanejables para algunos inversores o prestamistas, y las pérdidas provocadas por los daños colaterales pondrán a prueba la resiliencia de los bancos en algunos países. Algunas economías de mercados emergentes y pre-emergentes se enfrentan a riesgos de refinanciación, y algunos países apenas tienen acceso a los mercados.

Escenario: Venezuela

Venezuela, con una contracción económica acumulada del 70,1% (2013 al 2020), posee una depresión económica profunda donde no se reporta crecimiento económico desde 2013. Por lo que con 12,774 casos positivos de Covid-19 y medidas de flexibilización que mantienen operando ciertos rubros de la economía de manera intermitente, su recuperación parece lenta y duradera.

El economista, Jesús Casique, señala que Venezuela se encuentra en un desequilibrio macroeconómico, por lo que muchas empresas han tenido que cesar sus operaciones y la economía de puertos ha sido suspendida. Esto refleja un caída aproximadamente del 26% PIB en el país según informó CEPAL. 

800 a 1000 empresas pueden cerrar sus puertas a raíz de la desaceleración económica que se vive, asegura Casique, por lo que si no se elimina el control de precios y no se establecen estímulos fiscales para los empresarios, el sector comercial e industrial del país podía llegar a un 30.5% del PIB. En caso de Venezuela duplicar sus casos, existirán nuevas medidas y restricciones que prolongarán la recuperación económica, lo que podría incrementar el índice de pobreza extrema y desempleo de la nación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here