Como consecuencia de que desde el mes de junio la producción de barriles de petróleo en Venezuela se haya mantenido aproximadamente en 340 mil bpd -cifra que no se registraba desde 1945-, la movilización de los venezolanos se ha visto comprometida; retrocediendo hasta 100 años debido a que ahora se utilizan bicicletas, carretas y burros para cumplir con las actividades del diario.

La escasez de combustible en el país por la falta de inversión y recurso humano capacitado para poner a trabajar la industria petrolera nacional es uno de los principales motivos del problema, sin embargo, aunado a esto recaen las sanciones impuestas desde Estados Unidos a Venezuela que han impedido la importación de crudo al país.

A pesar de ello, a Venezuela llegaron buques iraníes –cuyos capitanes fueron sancionados posterior a esto por Estados Unidos- durante el mes de mayo, con combustible que serviría para aliviar la crisis, pero dicha gasolina se agotó a mediados del mes de agosto, según informó un técnico petrolero al medio El Pitazo, y quien pidió mantener su identidad en reserva. Él mismo aseguraba que la gasolina “era de mala calidad, no llegaba a 89 octanos y producía fallas en los vehículos”.

La crisis es insostenible

El secretario de profesionales y técnicos de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Iván Freites, aseguró que “producir gasolina en Venezuela al día de hoy se hace de manera espasmódica. Solo en la refinería Cardón, mientras que el resto no produce. Los problemas que hay en ellas son de servicios industriales, lo que quiere decir que están relacionados con el gas, vapor, aire, agua y electricidad que son precarios por la falta de mantenimiento”.

Aunado a esto, Freites comentó que las plantas productoras de gasolina están deterioradas también, por lo que la única forma de producir suficiente combustible para saciar la demanda de los venezolanos es una “gran inversión”, que provenga del sector privado.

El reflejo de lo que hoy se vive con la escasez de gasolina a nivel nacional, es algo que expertos en temas petroleros como el economista José Toro Hardy, venían anticipando. Él dijo durante una entrevista con César Miguel Rondón en el programa Al Punto y Seguimos, durante mayo de 2019, que la escasez de gasolina en el país era insostenible, aunque en ese momento el desabastecimiento solo afectaba al interior del país, situación que cambió en 2020, año en el que a nivel nacional no se encuentra gasolina en casi ninguna estación de servicio dentro del territorio nacional.

Consecuencias

El secretario de profesionales y técnicos de la Futpv, aseveró que las consecuencia por falta de gasolina son tan graves que “al día de hoy se han visto casos de mujeres dando a luz en las calles, personas que mueren en sus casas al no tener cómo movilizarse, el costo de la comida y las medicinas sube, debido a que la gasolina la compran entre $3 y $4 dólares el litro. Es una situación que afecta tanto al ciudadano como al comerciante y es un crimen de lesa humanidad”.

Según un reportaje del medio TalCual, durante el mes de agosto se registraron en los estados Zulia y Bolívar, partos en la calle como consecuencia de no tener gasolina para trasladarse a los centros de salud. El nacimiento que se dio en Bolívar ocurrió en la parada de autobuses “La Pica Pica”, ubicada en San Félix, Ciudad Guayana, dicha denuncia fue hecha por el diputado por la Asamblea Nacional (AN), Américo De Grazia. La mujer que dio a luz en Zulia, parió a su niña a pocos metros del comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) del sector Nueva Lucha.

Freites, también tomó como consideración el hecho de que las dificultades para trabajar cada vez se agravan más porque el ciudadano debe movilizarse a pie, en bicicleta y hasta en burro. “Lo que pasa en Venezuela es el equivalente a como eran las cosas hace un siglo con respecto a la industria petrolera, razón por la que a nivel de transporte y funcionamiento de empresas estamos retrasados, llegando a ver gente cocinando con leña, andando en bicicleta y carretas jaladas por burros”, concluyó.

Llegada de buque ante baja producción

El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros (Futpv), Eudis Girot, afirmó que el viernes 19 del presente mes arribó al puerto de Carenero el buque tanquero Manuela Sáenz, con un cargamento de más de 100.000 barriles de gasolina, que serán distribuidos entre Caracas y parte del estado Anzoátegui.

Girot, detalló que de la carga de combustible de 91 octanos, 80.000 mil serán descargados en el llenadero de la ciudad de Guatire, estado Miranda, y 20.000 mil irán a Puerto La Cruz. De acuerdo con la firma Wealth Management Consulting, se estima que se están distribuyendo en el país entre 5 y 10 MBD de gasolina, llevando el 80 % o más hacia Caracas, lo que deja al interior del país con muy poco combustible.

La exportación de combustible es una medida que ha tomado la administración de Nicolás Maduro para hacerle frente – sin éxito – al desabastecimiento de combustible causado por la inoperatividad de las refinerías a nivel nacional. Por su parte, Iván Freites, indicó que desde junio hasta lo que va del mes de septiembre el promedio de producción de barriles de petróleos diarios se ubica entre los 340 mil. “En el año 1999, la producción era de 3 millones 300 mil barriles, mientras que ahora es de 340 mil”, agregó.

“Esto indica el grado de destrucción de la industria petrolera nacional, pero no solo de ella sino del recurso humano, muchas deficiencias en la calificación del personal, donde más del 90% no está calificado haciendo difícil la recuperación de la industria”, recalcó el sindicalista, quien cerró su declaración alegando que “en tiempos inmediatos no se va a solucionar nada sin inversión y personal calificado, lo cual es imposible sin un cambio en la toma de decisiones del país. Hay que restaurar la institucionalidad en Venezuela para luego estabilizar el aparato productivo nacional”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here