Negocios referentes a la venta de licor en el estado Bolívar, fueron cerrados producto del confinamiento causado por el Coronavirus. A pesar de la negativa ante el expendio del producto, comerciantes tuvieron que buscar otras alternativas para generar ingresos a través de la venta a domicilio ilegal, desobedeciendo lo dicho por parte de la Alcaldía del estado.

La medida tomada a partir del seis de abril, fue anunciada por Becker Sánchez, superintendente de Tributos la Alcaldía del municipio Caroní, quien lo informó a través de sus redes sociales. El alcalde del municipio Angostura del Orinoco, Sergio Hernández, también anunció lo mismo, basado en lo dispuesto en la Gaceta Municipal de número extraordinario 156, publicada el 05 de abril de 2020.

Según la Gaceta: “Se suspende de manera indefinida en todo el municipio Angostura el expendio de bebidas alcohólicas al mayor y detal, en licorerías y bodegones con el fin de mantener un mejor control de las medidas tomadas por el gobierno nacional, estatal y municipal; ordenando el retiro de las bebidas alcohólicas de los estantes y exhibidores de bodegones y mercados”. Las sanciones no fueron especificadas, sin embargo quienes lo incumplan quedarán en la ordenanza de la autoridad municipal.

La Cámara de licores del estado Bolívar (Colicor), en una encuesta publicada a través de su cuenta de Twitter @CalicorBolivar, dio a conocer que con base en una muestra de 75 empresas de 300, lo cual representa un 25% del sector licorero; se tiene una paralización de un 93,3%, contando solo con un 6,7% de estos negocios abiertos, pero trabajando únicamente con la venta de alimentos. También especificaron que a pesar de que muchos no están abriendo sus puertas, el 61,3% tiene la obligación de pagar alquiler. 

Venden licor por la improductividad laboral

Dos vendedores de licor a domicilio en Ciudad Guayana, quienes serán identificados con nombres falsos debido a que prefirieron mantenerse en anonimato ante perjuicios en su contra, declararon ante Fedecámaras Bolívar que se dedican a este negocio como una alternativa ante la improductividad laboral de los sectores no prioritarios a nivel nacional.

Rebeca quien es esteticista y cosmetóloga, declaró que tuvo que dejar de realizar su labor por culpa de la llegada del virus al país, pues ella compraba los materiales que utilizaba para trabajar fuera del país, por lo que lo que recibir los envíos en Venezuela le era sumamente difícil.

Ella decidió vender licor de manera clandestina debido a que lo vio como una oportunidad de hacer dinero tras el cierre de las licorerías. Destacó que el precio no lo fija en relación al de la gasolina en el mercado negro y que quienes le compran tienen que dirigirse a un lugar cercano al que vive por precaución y seguridad.

Otra persona que declaró fue Wilfredo, quien explicó que antes del cierre de las licorerías era distribuidor de licor, sin embargo como consecuencia de las medidas producto del Coronavirus tuvo que dedicarse a vender su producto de manera delivery, y únicamente a conocidos. Aseguró hacerlo debido a que es una manera de generar un ingreso extra y que el precio de las mismas no está ligado al de la gasolina en el mercado negro. “Antes lo publicaba en mis redes, pero ahora tengo más cuidado porque me puedo meter en un problema”, afirmó.

Fedecámaras Bolívar no apoya la venta clandestina

La Cámara de licores del estado Bolívar (Calicor Bolívar), publicó en su cuenta de instagram @calicorbolivar, que estaban en contra de la venta clandestina de licores, alegando que el consumo de los mismos puede ser nocivo para la salud de quien lo compre y sus allegados.

Recomendaron que a la hora de realizar la compra de bebidas alcohólicas, es importante que sea en un establecimiento comercial que esté legalmente autorizado para la venta de estos productos; de modo que el usuario pueda verificar que lo que está comprando es un producto autorizado, debidamente sellado y sin ninguna alteración del envase o el contenido de este.

La preocupación de parte de Calicor Bolívar, se debe al riesgo a la salud que representan las bebidas que son comerciadas clandestinamente, debido a que durante el año 2019 fueron 36 las muertes por ingesta de bebidas adulteradas en el territorio nacional; cifra revelada por el director de la Cámara de la Industria Venezolana de Especies Alcohólicas (Civea), Luis Enrique Cárdenas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here